San Agustín-La Floresta

De SMT - ONIC
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Descripción geofísica

Localización geográfica

Está ubicado en la parte central del municipio de Tumaco, departamento de Nariño, al noroccidente del resguardo Gran Rosario[1].


Geología estructural

En el área se presentan:

  1. Formaciones sedimentarias epicontinentales tabulares del Terciario dentro de la depresión tectónica.
  2. Planicie litoral de acumulación[1].


Geomorfología

Relieve

En la zona se encuentran sistemas morfogénicos asociados a:

  1. Modelados en sedimentos epicontinentales.
  2. Colinas y lomeríos con alteración profunda en condiciones superhúmedas.
  3. Litoral de dominio macromareal y marisma[1].

Dentro de las formaciones superficiales que ocurren en la zona, se encuentran:

  1. Alteritas espesas y acumulación de capas de ceniza con un espesor superior a 3 metros.
  2. Depósitos fluviomariños de texturas finas, en geoformas como marismas, cordones, barras y deltas[2].


Modelado

En la zona se encuentran:

  1. Colinas y lomerios degradados con pendiente inclinada a fuertemente inclinada.
  2. Estuarios de acumulación de sedimentos fluviomarinos dispuestos en cordones, barras, playas y deltas menores que encierran bahías, ensenadas y otras geoformas.
  3. Pendientes medias planas[1].

Ocurren procesos de modelado del siguiente tipo:

  1. Disección intensa.
  2. Escurrimiento superficial difuso y concentrado fuerte.
  3. Sedimentación por decantación y floculación aceleradas por deforestación[2].

Los procesos secundarios son:

  1. Transporte rápido de sedimentos.
  2. Movilidad relacionada con las corrientes de marea, avenidas extremas de los ríos, deriva litoral, efectos sísmicos y acreción por sedimentación litoral[2].
  3. Se encuentra paisaje de lomerío estructural erosional con inclinación menor al 25% y drenaje imperfecto a excesivo[2].


Hidrografía

Cuencas

El resguardo está ubicado en la cuenca del río Mira-Guiza[1]. La escorrentía está entre 4000 a 5000 mm anuales[2]. Se presentan ambientes sedimentarios y vulcano clástico con buenas posibilidades hidrogeológicas[2].


Sistemas lóticos

En la zona se encuentra el rio Mejicano[3].

Sistemas lénticos

No hay presencia de sistemas lénticos representativos.


Climatología

Clima

El resguardo se encuentra entre 0 a 800 metros sobre el nivel del mar[1] y presenta las siguientes características:

  1. La temperatura es mayor a 24°C.[2].
  2. La precipitación está entre 2000 a 3000 mm anuales[2].
  3. Los meses de abril, mayo, octubre y noviembre son los más lluviosos[4].


Zonificación climática

El clima en la zona es Cálido muy Húmedo[1].


Amenazas naturales

En la zona hay amenaza baja por remoción en masa y amenaza sísmica alta[1].


Descripción biótica y ambiental

Características biofísicas

Zonas de vida y biomas

De acuerdo al sistema de clasificación de zonas de vida de Holdridge, el área del resguardo corresponde a la zona de vida de bosque húmedo Tropical (bh-T)[1]. Respecto a los biomas, según el Módulo de Información Geográfica del Observatorio de Territorios Étnicos[5] y el Mapa de Ecosistemas Continentales, Marinos y Costeros de Colombia[6], el área pertenece al Zonobioma Húmedo Tropical del Pacífico y Atrato. Es importante destacar que con base al Mapa General de Ecosistemas de Colombia, en la zona se encuentran ecosistemas naturales de bosques altos densos de manglar hiperhúmedo[7].


Áreas para la conservación y traslape con áreas protegidas

Las fuentes disponibles no aportan información suficiente para establecer las características del resguardo.


Biodiversidad

Introducción

El pacífico colombiano es considerado una de las zonas con mayor biodiversidad de fauna y flora, pero los procesos evolutivos de la sociedad y el desarrollo han menoscabado progresivamente dicha riqueza. Las especies, tanto de flora como de fauna, están siendo diezmadas por factores como la destrucción de hábitats, disminución de áreas de bosque natural, procesos de colonización no dirigidos, cambio de uso del suelo, uso de agroquímicos de manera indiscriminada, contaminación ambiental, entre otros. Con este panorama y el hecho de que la diversidad de especies de fauna y flora unida al conocimiento tradicional en el municipio puede representar el futuro para lograr el desarrollo económico de la subregión, es necesario desarrollar e implementar políticas de manejo y conservación ambiental que garanticen su persistencia en el futuro cercano[8].


Fauna

Especies representativas de la zona:

  • Mamíferos: guatín, armadillo, ardilla, liebre o conejo orejón, zorra, ratón de monte, tigrillo Piangüero, venado, tigre grande, tigre pequeño, perico blanco y colorado, tatabra, aullador negro, zaino y ñeque.
  • Aves: gaviotas, patillos, gabán, cuervos, loro verde, pava de monte, perdiz, tucán o paletón, chango mareño, panchana, pájaro frutero (azulejo).
  • Reptiles: tortuga orito, tortugaña, iguana, tulicio, piande, tortuga bambera, tortuga tapacula.
  • Anfibios: sapo y rana común.
  • Peces: alguacil (bagre), bagres (Arius spp.) barbinches, ñatos, botellonas, cajeros, carduma, chemas, corvinas, jureles, espejuelos, gualajos, lenguada, lisas, meros, cabrillas, ojones, palometas, pargos, picudas, plumudas, sierras[8].


Flora

Especies Representativas De La Zona:

Entre las especies de flora es posible encontrar el anime (Protium sp.), ají (Caryocar sp.), albopinde (Pithecellobium latifolium), amarillo (Nectandra sp.), bacao arisco (Teobroma bicolor), balsa (Ochroma lagopus), balsamacho (Alchornea aff. Leptogyna), caimitillo (Pouteria eugeniifolia), calabazo (Enallagma latifolia), camarón (Alchorneopsis floribunda), caoba (Switenia macrophila), caraño (Dacryodes acutipyrena), carbonero (Licania durifolia), cargadero (Tetrathylacium macrophyllum), caucho (Castilloa elástica), cedro (Cedrella odorata), ceibo (Ceiba pentandra), corocillo (Protium cranipyrenum), cuángare (Otoba gracillipes), cunita (Trema micrantha), cuña (Swartzia amplifora), chachajo (Aniba perutilis), chillalde (Bellotia colombiana), chimbusa (Ocotea oblogifolia), guabillo (Inga sp.), guayacán (Minquartia guianensis), hobo (Spondias bombin), higuerón (Ficus panamensis), jigua pava (Ocotea ira), jullero (Pterocarpus officinalis), machare (Symphonia globulifera), mora (Miconia amplexas), piñon de oreja (Enterolobium cyclocarpum), popa (Couma macrocarpa), pusande (Poulsenia armata), roble (Terminalia amazonica), sajo (Campnosperma panamensis), sande (Brosium utile), sangre gallina (Vismia macrophylla), sapotolongo (Pachira acuatica), tangare (Carapa guianensi) y vainillo (Matisia longipes)[8].


Uso de los recursos naturales renovables

Dentro de las prácticas culturales del pueblo Eperara-Siapidara se encuentran:

Al nacer un niño, el ombligo se corta con el filo de guadua, hacha o cuchillo para que sea buen trabajador, derribador de árboles y ágil en la agricultura. En el ombligo se usa uña de tigre raspada en polvo para que sea fuerte; de arriera en polvo para que sea trabajador y de diferentes animales según lo que los padres esperen cuando sea grande para que sea pescador, cazador, artesano etc. Se hace un remedio con piedra fría o huevo de chupaflor en los testículos para que no crezcan demasiado. También le hacen comer al niño una clase de lagartija (“jimo”) para que cuando se corte no bote mucha sangre; por último, le hacen acariciar la cola de la lagartija azul rayadita para que sea ágil[9].


Impacto ambiental

Proyectos

Las fuentes disponibles no aportan información suficiente para establecer las características del resguardo.


Contaminación

En el Plan de Salvaguarda se señala la contaminación del territorio por toda clase de desechos, principalmente en las fuentes de agua con mercurio, gasolina, aceite, agrotóxicos (fumigaciones), basura, desechos humanos y animales ocasionando enfermedades a las comunidades que habitan y consumen el agua de los ríos[10].


Cultivos de uso ilícito

De acuerdo al Mapa de Resguardos y Cultivos de Coca 2011, el resguardo pasó de 2 hectáreas de coca, en el 2010, a 1 hectárea en el 2011[11].


Planes de manejo y ordenamiento ambiental territorial

La presencia militar irrespeta los sitios sagrados al establecerse en el territorio sin consulta previa, restringiendo la movilidad después de las 6 de la tarde[10].


Sistemas de organización y formas de gobierno

Gobierno propio y ley de origen

Ejercicio de soberanía sobre el territorio

El pueblo Eperara Siapidara del resguardo hace parte de la gran familia Emberá, aunque posee una dinámica cultural propia. Su origen se remonta a la mujer Tachi Nawe y a su hijo Tachi Akore, quienes poblaron la tierra y aún hoy continúan aconsejando a sus descendientes en cada aspecto de sus vidas[12]. Los Eperara Sipidara reconocen además a Tachi Eunja como a la Madre Naturaleza, la que da vida, alimento y protección al pueblo, gracias a sus antepasados, quienes desarrollaron todo un profundo conocimiento acerca de ella, hoy en día sus descendientes pueden disfrutarla[13].


Autoridades tradicionales: transmisión de autoridad y conocimiento sobre el territorio

Tachi Nawe y Tachi Akore, son los personajes míticos que crearon el mundo Eperara Siapidara, y están presentes en la actualidad, guiando y aconsejando a los indígenas; en la comunidad, las autoridades tradicionales y opiniones de los mayores son entendidos como la voz que vela por la cultura y el territorio, la voz de Tachi Nawe[12]. La figura del Jaipana es también un importante factor de control social, pues es el encargado de mediar entre el mundo de los espíritus y el mundo humano, tratando por encargo las enfermedades que surgen como resultado del comportamiento de los hombres. Gracias al Jaipana se genera una conexión entre el mundo físico y el mundo moral, que contribuye a ejercer un control social sobre la población. El Jaipana actúa dependiendo de la gravedad de la situación, acompañado de píldeseros, yerbateros, sobanderos o parteras y, cuando la enfermedad lo amerita, acude directamente al apoyo de Tachi Nawe[13].


Instituciones políticas y sociales indígenas

Autoridades y representantes indígenas: elección o designación

La consolidación de los cabildos del pueblo Eperara Siapidara de Nariño, empezó desde 1984, como un mecanismo para hacer valer los derechos de la comunidad. Sin embargo, este organismo no cuenta con la legitimidad suficiente dentro de la comunidad, ya que no hay claridad sobre sus funciones, por lo que se han presentado choques con la autoridad tradicional. A partir de estas situaciones se ha establecido que el Cabildo se encargará de representar al resguardo frente al Estado, mientras que la autoridad tradicional manejará los conflictos internos y las decisiones concernientes a la cultura y el territorio[12].


Espacios y acciones de reclamación y reconocimiento de derechos

El resguardo hace parte de la Asociación de Cabildos Eperara Siapidara de Nariño, ACIESNA, que nació en 1995 para trabajar conjuntamente por la defensa del pueblo Eperara Siapidara. Desde entonces se ha esforzado en lograr un reconocimiento a través de la consolidación de cabildos, así como a partir de la titulación de nuevos resguardos y la capacitación de maestros, buscando afianzar su visibilidad como pueblo indígena en el Departamento[12].


Jurisdicción especial indígena

La Ley de Origen del pueblo Eperara Siapidara considera que el resguardo fue creado por Tachi Nawe, quien pobló el mundo junto con su hijo Tachi Akore, y que en la actualidad continúa aconsejando a su pueblo y guiando su camino. A partir de esta Ley de Origen surge toda una serie de normas que organizan a la comunidad, dentro de las que se destaca la elaboración en el 2005, del Tachi Ode T´tama: Plan de Vida Retomemos Nuestro Camino, con el que la comunidad Eperara Siapidara del Departamento de Nariño busca definirse como pueblo y afianzar su sentido de identidad. Este Plan de Vida se compone de varias estrategias y planes de acción, encaminados a: la defensa, protección y control territorial; el fortalecimiento de la autoridad y del gobierno indígena; el mejoramiento de la alimentación de las comunidades para garantizar condiciones de vida adecuadas; el impulso de la educación propia y de programas de salud de acuerdo con la cultura, y la formación y apoyo a la juventud indígena[12].


Relación con actores e instituciones no indígenas

Autoridades e instituciones estatales y privadas

El resguardo mantiene una relación o se encuentra bajo la incidencia de los siguientes actores y proyectos:

  • Parque Nacional Natural Sanquianga: el Parque se encuentra en la zona de influencia del resguardo, por lo que a través de la consolidación del Plan de Vida del pueblo, se ha buscado construir una estrategia de concertación interétnica que permita poner sobre la mesa de trabajo, temas como las licitaciones y concesiones turísticas, y los apoyos financieros para la organización indígena[12].
  • Es importante mencionar que los indígenas del pueblo Eperara Siapidara de Nariño denuncian una deficiente coordinación institucional; las entidades estatales que operan en el Departamento sostienen un enfoque centralista que beneficia los intereses políticos basados en necesidades locales, y cada entidad planifica parcialmente sus prioridades sin articularse con las otras, por lo que su injerencia conjunta en el área es lamentable[2].
  • El resguardo se encuentra bajo la jurisdicción del Municipio de Tumaco y, aunque los planes de desarrollo municipales registran proyectos que buscan fortalecer la calidad de vida indígena, estos proyectos son adelantados con recursos de la comunidad indígena, sin comprometer los presupuestos municipales ni departamentales[14]. En el Plan de vida del pueblo se afirma que el Municipio no ha tenido en cuenta a las autoridades del resguardo para la elaboración de su Plan de Ordenamiento Territorial, por lo que sus necesidades y opiniones son completamente ignoradas[12].
  • En 2009 se desarrolló un Plan Único Integrado que contó con el trabajo conjunto de las autoridades locales y los diversos grupos étnicos del Municipio, buscando la creación de un mecanismo en política pública para prevenir y atender de manera integral el desplazamiento forzado. Este Plan Único deberá ser adelantado por el Comité Municipal de Atención Integral a la Población desplazada[15].


Relaciones interétnicas

El resguardo ha mantenido relaciones conflictivas con la comunidad afrodescendiente del sector desde hace más de quince años, los problemas giran especialmente alrededor de temas como la explotación intensiva de madera dentro de los resguardos. Esta problemática ha desembocado en riñas internas y asesinatos durante las fiestas locales. Además, varios afrodescendientes poseen mejoras y predios dentro del resguardo, por lo que es necesario concertar con los Consejos Comunitarios del sector para delimitar los territorios[12].


Actores armados

La zona en la que se ubica el resguardo es un área estratégica, pues constituye un paso de frontera con el Ecuador y cuenta con una salida al Mar Pacífico, por lo que distintos actores armados están interesados en mantener el control de la región[16]. Además, está caracterizada por una serie de constantes migraciones, motivadas por las bonanzas petroleras, de hule y coca, desde Nariño hacía el Putumayo. Sin embargo, una vez pasada la temporada, el negocio de la siembra de cultivos ilícitos de la coca y las presiones de los actores amados, propician el traslado de estos grupos humanos de vuelta al Departamento de Nariño por lo que en la actualidad el Municipio de Tumaco, en el que se encuentra el resguardo, es uno de lo que posee mayores índices de cultivos ilícitos en el Departamento[12]. En la zona hacen presencia las Brigadas Móviles Daniel Aldana y Mariscal Sucre de las FARC, así como el Frente Comuneros del Sur del ELN, y la desmovilización de las autodefensas en el 2005, significó la aparición de las denominadas Bandas Criminales, como las Águilas Negras, los Rastrojos y la Organización Nueva Generación, que operan de la misma forma en que lo hicieron las AUC[13]. Como resultado de este complejo panorama, se registran múltiples enfrentamientos entre el Ejército Nacional y los grupos armados ilegales, que dejan a la población en medio de bombardeos y ataques aéreos, situación que ha desembocado en grandes procesos de desplazamiento, así como en señalamientos que han dado como resultado diez indígenas asesinados[17]. El territorio del resguardo se encuentra completamente deteriorado debido, en primer lugar, a la imposibilidad de un tránsito libre, debido a la siembra de minas antipersonales, y, en segundo lugar a las constantes fumigaciones con glifosato por parte del Estado[18], que han acabado con los cultivos de pan coger, las fuentes de agua y la salud de los pueblos indígenas[19]. Esta situación anula por completo el ejercicio de gobierno de las autoridades del resguardo[14], que se ven sujetas a: “presiones por el control de las organizaciones comunitarias, para imponer [los] intereses [de los grupos armados], coaccionándolos mediante formas represivas, para incidir en la gobernabilidad del territorio, fragmentando los procesos organizativos en detrimento de la integridad autonomía e identidad de las comunidades”[15].


Resguardos fronterizos

No aplica.


Uso, vocación y potencialidades de los suelos

Suelos

Características de los suelos

En la zona se encuentran suelos constituidos por lodos de composición heterogénea. Muy profundos, bien drenados, de grupo textural arcilloso fino. Muy fuertemente ácidos, de mediana capacidad de intercambio catiónica, bajos contenidos de calcio y magnesio, baja saturación de bases, altos en materia orgánica, altos contenidos de aluminio activo, bajos contenidos de fósforo y baja fertilidad[20].


Condiciones actuales

Intervención:

Actualmente, esta unidad de suelo se encuentra con cobertura de bosque natural, bosques secundarios, pastos naturales e introducidos para ganadería extensiva; en algunos sectores hay cultivos de subsistencia como banano, chiro o bocadillo y plátano[20]. Fenómenos de degradación en los suelos del resguardo: Pérdida de material por las pendientes y la poca retención de humedad[2]


Vocación y recursos alternos

Utilidad

Son suelos recomendados para bosques protectores y protectores-productores, explotación forestal con tala selectiva, y en algunos sectores para pocos cultivos tolerantes a los altos contenidos de aluminio que se adapten a las fuertes condiciones climáticas como plátano, banano, palma africana, palma de chontaduro y pastos como pará[20].


Recursos minerales

El municipio de Tumaco tiene producción de oro (entre 17.000 y 363.000 gramos) y plata (entre 20 y 6.000 gramos)[21].


Importancia, uso y aprovechamiento actual

Prácticas productivas-UAF

Autóctonas:

Los hombres del resguardo se encargan de trabajar el campo: desyerbar para la siembra y la cosecha. Recogen leña, pescan y cazan, así como recolectan frutos, elaboran canoas, balsas y accesorios artesanales. Las mujeres realizan labores domésticas, guían la crianza de los hijos, ayudan en la cosecha y elaboran algunos productos artesanales. Algunas mujeres Awá del resguardo trabajan fuera del hogar[22]. Los indígenas Talan, cultivan y abandonan la parcela para que se regenere la cubierta vegetal, logrando el manejo sostenido del ecosistema que fácilmente en otras circunstancias se degrada[2]. Gracias a su profundo conocimiento del medio ambiente, nunca sobreexplotan un recurso que, en este ecosistema, es siempre escaso[2]. Los indígenas no perciben la conservación de un recurso por separado; su preocupación es lograr el beneficio sin lesionar otros componentes complementarios. Así, ellos interpretan la selva como una sucesión de eco-zonas y cada una tiene aptitudes diferentes: suelos, vegetación y animales conforman un sistema integrado de recursos[2]. Agrícolas y pecuarias: Los indígenas perciben 3 espacios con aptitudes y usos distintos según la altitud de las colinas donde habitan. El primero está asociado a los asentamientos humanos. Para este efecto prefieren las terrazas y vegas de deposición junto a los ríos en donde pueden establecer cultivos y al mismo tiempo disponer de recursos pesqueros. El segundo es el área de la vivienda, generalmente despejada y en la que suelen sembrar pastos introducidos como gramalote y micay (Anoxopus sp), muy difundidos entre los campesinos que se asientan en la región. Esta zona corresponde al 5% y 10% aproximado del total del área de cada familia indígena. Después del espacio abierto, a unos 50 metros, empieza la montaña; se trata de un mosaico de bosques con diferentes edades de sucesión, barbecho y campos cultivados de maíz, plátano, con esporádica presencia de yuca, fríjol y caña. El tercer espacio corresponde a las partes altas de las colinas, las cuales son muy inclinadas y permanecen cubiertas de neblina en las tardes y son áreas exclusivas para cacería. Allí se encuentra la selva primaria, generalmente compuesta por árboles delgados en donde proliferan musgos y todo tipo de epífitas. Debido a la inclinación del terreno, las áreas susceptibles de cultivo son escasas, por lo que los indígenas disponen de extensos bosques. Con alguna regularidad aparecen asociaciones de árboles útiles, cuya existencia es gracias al manejo forestal[2]. Unidad Agraria Familiar (UAF): Los indígenas Awá buscan un máximo de territorialidad y un mínimo de densidad poblacional, por lo que una familia cuenta en promedio con 100 hectáreas[2]


Plan de desarrollo

Impactos en los territorios indígenas

El Plan de Desarrollo de Tumaco tiene como objetivo mejorar las condiciones sociales, económicas, ambientales y culturales de la población rural del municipio mediante la concertación con las comunidades afrodescendientes, indígenas y campesinas a través de la implementación de programas y proyectos que permitan:

  • Elevar el capital humano.
  • Impulsar las actividades productivas para la generación de autoempleo.
  • Gestionar la prestación adecuada de los servicios de agua potable y saneamiento básico que permita la permanencia y reduzca la migración campo-ciudad.

Los planes para las comunidades indígenas deben ser leídos y elaborados atentamente, más allá de los planes gubernamentales para garantizar el manejo eficaz y eficiente de los recursos, de tal forma que puedan entenderse como parte del Plan de Vida: en su significado simbólico y ético[23].


Estrategias de conservación

Como estrategia de conservación de los suelos se recomienda preservar las tierras con programas y actividades intensivas de manejo y conservación de los recursos naturales con plantación de bosques o reforestaciones que garanticen la regulación de los caudales, protegiendo las cuencas hidrográficas y como control de la erosión[20].


Planes de vida

El Plan de Vida del pueblo Awá contiene los objetivos, proyectos y “plataforma de lucha”, y sus mecanismos de participación en los que se propone la defensa del territorio y la conservación de la naturaleza; el cumplimiento del Plan de Ordenamiento Ambiental y Cultural del Territorio Awá y la actualización permanente del mismo; la recuperación y el fortalecimiento de la producción y economía propia[24].


Demografía

Estructura, densidad y distribución poblacional

Censos y proyecciones

La población del resguardo San Agustín-La Floresta-Río Mejicano pertenece al pueblo Eparara Síapidara (también denominados Saija, Epená saija, Epea Pedée, Cholo). El censo DANE del 2005 reportó 3.853 personas autoreconocidas como pertenecientes al pueblo Eperara Siapidara, que representan el 0,3% de la población indígena de Colombia. El pueblo Eperara Siapidara se concentra en el departamento de Cauca, en donde habita el 49,2% de la población y Nariño con el 44,8% de la población.

Pueblo Indígenas autoreconocidos en el censo del 2005 Porcentaje población indígena nacional
Eparara Siapidara 3.853 0,3 %

El Instituto Colombiano de Reforma Agraria por medio de la Resolución 026 de 1996 constituyó el resguardo San Agustín-La Floresta-Río Mejicano y adjudicó a la comunidad 53,72 hectáreas. La población del resguardo según:

  • Resolución de creación número 026 de 1996 –INCORA: La comunidad estaba conformada por 27 personas agrupadas en 6 familias.
  • El Censo Nacional de 2005 del DANE: reportó 42 indígenas en el resguardo.
  • Proyección estadística a 2012 –DANE-: se estima que para este año la población indígena del resguardo asciende a 49 personas.

La densidad de la población con respecto al año en que se constituyó el resguardo correspondía a 1,96 hectáreas por habitantes, y con base en la proyección poblacional del DANE para el año 2012, esta densidad es de 1,08 hectáreas por habitantes.

Relación poblacional del resguardo respecto al pueblo indígena.

Población según Censo 2005 % Población
Pueblo Eperara Siapidara 3.853 100%
Resguardo San Agustín-La Flroesta-Río Mejicano 42 1,09%

Poblamiento y distribución espacial de la población

El resguardo se encuentra ubicado en el municipio de Tumaco. La comunidad se encuentra asentada en dos sectores ubicados en ambas márgenes del río Mejicano en la vereda San Agustín de la Floresta. Según sus líderes, en la comunidad hay aproximadamente 209 habitantes distribuidos en dos comunidades, una urbana y una rural: “La comunidad urbana está ubicada en el municipio de Tumaco en el barrio Unión-Victoria y es la más grande de las dos, esta comunidad está conformada por personas que en su mayoría son trabajadores y estudiantes. Adicionalmente son familias en gran parte desplazadas del departamento de Putumayo y que en su gran mayoría no pertenecen a ningún grupo étnico indígena y es así que la lengua y tradiciones no hacen parte de su formación y se observa que su permanecía dentro del resguardo se ve supeditada a una serie de alternativas que poseen los indígenas para mejorar sus condiciones de vida, como lo son las facilidades para la consecución de cupos universitarios, favorabilidad en programas de salud, entre otros. En la comunidad del río mejicano hay aproximadamente 60 personas, que habitan en los terrenos entregados por el INCORA, solamente los adultos hablan la lengua sia[25]“. “El pueblo indígena Eperara Siapidaara que actualmente habita en Tumaco, se desplazó en los años 80 del río Sanquianga, jurisdicción del municipio Olaya Herrera, huyendo de las empresas madereras, quienes llegaron al sector en los años 70. El éxodo comenzó con siete familias quienes se asentaron en la cuenca del río Rosario, municipio de Tumaco, luego de ser convidados por el pueblo Awá. Inicialmente, la Corporación Ambiental de Nariño –CORPONARIÑO–, les asignó tres hectáreas, y posteriormente se extendieron a 53 hectáreas. En la actualidad residen en el Resguardo San Agustín, La Floresta, 52 familias, integradas por 209 personas[26]“.


Sistemas de parentesco

Parentesco

La organización social de los Eperara-Siapidara se basa en un sistema de parentesco que reconoce parientes tanto por línea paterna como materna. El conjunto de familiares de un individuo en un cuarto grado de consanguinidad constituye la parentela. La familia Eperara se caracteriza por ser extensa y monogámica; está prohibido unirse en matrimonio con algún miembro de la parentela o con alguna persona no indígena. La parentela constituye la base social de los Eperara. La organización social del pueblo Sia ha girado en torno, a los mayores, ancianos, cabezas de familias, quienes instruían, socializaban, educaban a los renacientes en la cultura y forma de vida Sia[25].


Movimientos migratorios y desplazamientos

Migración y desplazamiento

En el Departamento de Nariño, especialmente en la Costa Pacífica, las principales causas del desplazamiento y migración son: la violencia, el conflicto armado interno, las violaciones masivas de los derechos humanos, la infracción al Derecho Internacional Humanitario, el miedo, desalojos violentos, persecución y enfrentamientos armados entre otros. El nivel de migración y desplazamiento se agudiza a partir de 1997, cuando se intensifican los conflictos en el Putumayo. Históricamente, un gran número de familias e individuos de Nariño migró a Putumayo para participar en las sucesivas “bonanzas“ del departamento, incluyendo petróleo, plantaciones de hule, y finalmente la producción de cocaína. De hecho, se estima que el 70% de la población actual en el Putumayo tiene sus raíces en Nariño. El principal municipio receptor de la Costa Pacífica es Tumaco. Las familias de desplazados en Nariño tienen cuando menos una necesidad básica insatisfecha[27].

Vulnerabilidad poblacional

ElPueblo Eperara Siapidaara del resguardo de San Agustín - La Floresta ha sido afectados históricamente por las iniciativas extractivas de foráneos y la presencia de actores armados ilegales[27].

Seguridad y soberanía alimentaria

Seguridad alimentaria

Producción y consumo:

La mayor fuente de nutrición del suelo como en el resto de comunidades proviene del proceso de socala y roza del monte, pero a pesar de realizar esta labor el suelo no tiene buena cantidad de nutrientes para mantener los cultivos, es así como el plátano a pesar de buena semilla no produce sino una o dos vástagos, lo que no puede asegurar la producción de plátano se mantenga por mucho tiempo en estos colinos, aunque esto no es un motivo para que no se realice la siembra del plátano los problemas del picudo negro y la madura biche se presenta pero no están grave como en otras comunidades. La caña es otro producto que se siembra en la comunidad, aunque no hay una gran cantidad de plantas sembradas, para incrementar su producción se han hecho aplicaciones de triple 15 un fertilizante compuesto lo cual ha dado resultados, la variedad mas sembrada es la llamada valluna. El maíz un producto sembrado tradicionalmente por los Eperara, en este tipo de suelos no ha producido bien y para que “pegue“ es necesario acudir al uso de fertilizantes que no son utilizados dentro de la cultura Sia[25].


Soberanía alimentaria

Nuestro sistema tradicional de producción en los últimos año ha sufrido cambios ya sea por elingreso de nuevos factores como la extracción de la madera para la comercialización, lo que ha generado que los ecosistemas de la región sufran cambios y esto ha influido en que se disminuyan otros subsistemas como lo son la pesca por el descenso de los niveles de los ríos y la caza por el alejamiento y la disminución de alimento para los animales, generando con esto la perdida de la proteína animal, la cual en la actualidad nos toca comprarlo. Los Eperara tenemos en cuenta las fases de la luna, las fluctuaciones de luz y las mareas, para la realización de diferentes actividades productivas como el corte de la madera, la agricultura, la pesca y la recolección de frutos silvestres. El trabajo artesanal es en la actualidad una de las principales fuentes de ingresos en las comunidades por la labrada de la madera, con la fabricación de canoas, botes, bastones, bateas, etc. y por la elaboración de cestas provenientes del procesamiento de las venas de algunas especies vegetales como lo son la tetera, el chocolatillo, el yare y la matamba. Es de anotar, que nuestro potencial agrícola, más en los últimos años que antes, se ha reducido, lo que ha hecho, que nos volvamos netos importadores de alimentos procesados como: cereales, enlatados y lácteos. Otro de los problemas que se está afrontando en los cultivos, son las enfermedades que están atacando a estos como son: el anillo rojo causado por el conocido nematodo Rhadinaphelenchus cocophilus, la marchitez asociada con protozoarios del género phytomonas. La gualpa que ocasiona serios daños al estirpe y corona de las plantas, son las enfermedades que más ataca los cocoteros. Otra actividad al interior del sistema es la extracción y aprovechamiento de diferentes productos del bosque como son: hojas, madera, semillas, frutas, plantas, etc., de los cuales, algunos se aprovechan en bruto y otros se procesan o transforman para su uso, es lo que se entiende como recolección. La familia Eperara como unidad productiva, hace un aprovechamiento intenso y máximo de los recursos extraídos del bosque, de tal forma, que esta actividad de recolección es de gran importancia para el abastecimiento y economía de la familia. Las mujeres, los hombres, los niños y los ancianos en algunos casos, participan de esta actividad; es de resaltar que el aprovechamiento que hacemos los Eperara de los productos recolectados, se enmarcan dentro de la concepción territorial y cultural del pueblo. Dentro esta actividad, la adquisición de alimentos es fundamental, ya que muchos de los recursos recolectados hacen parte de la dieta alimenticia de nosotros los Eperara, de los cuales algunos se consumen directamente como son recolectados en el mismo monte o en la casa, otros se consumen después de sufrir algún proceso de transformación. La cacería es una actividad que consiste fundamentalmente en la captura de animales no domésticos, con fines de consumo de la familia, se hace con escopetas, lámpara, perro rastreador y lazos. Es una actividad dentro de nosotros los Eperara exclusivamente para los hombres adultos, estos a su vez, son acompañados por jóvenes que quieren iniciasen en esta labor. La cacería es una actividad por medio de la cual, se socializa gran parte del conocimiento y pensamiento Eperara; ya que una jornada de cacería puede ir de un día hasta tres, en los cuales se internan de completo en el bosque, en este tiempo el joven aprende sobre plantas medicinales, venenosas, sobre el uso de éstas, a conocer sobre el ciclo de vida y costumbres de algunos animales, algunos sitios sagrados y su importancia en la vida social y cultural de nuestro pueblo Eperara[27]


Salud y educación

Salud:

En materia de salud la situación de nuestras comunidades indígenas ha sido de desatención permanente por las siguientes razones: a. La mayoría de nuestras comunidades conservamos la cosmovisión propia, la salud ha sido trabajada por los médicos tradicionales de espanto, de mal viento, de chutún, de duende, de picadura de culebra, pulseadores, sobanderos y parteros en nuestro idioma awapit = iznakuttamkika; por medio de sus prácticas tradicionales rituales, las cuales nos han permitido sobrevivir con una mínima atención estatal. Como pueblo indígena conservamos nuestra lengua materna y, a pesar de contar con normas especiales de la Legislación Indígena Nacional, que nos amparan en cuanto a la atención gratuita en salud, no ha sido posible hacerlas cumplir en muchas oportunidades, porque los funcionarios de los hospitales y centros de salud, quienes deberían atender a cualquier ciudadano sin tener en cuenta las diferencias culturales, en muchas ocasiones no lo hacen. b. Dificultad para trasladarnos a los hospitales y centros de salud que existen en esta región (ubicados en las cabeceras municipales y en algunos poblados), ya que nuestras familias viven dispersas en extensos globos de terreno, distantes entre una hora, y hasta dos días, de camino de la carretera; tenemos tan solo caminos peatonales de trocha, cruzando quebradas y ríos mediante puentes de cable y en canoas. En los años de 1994 y 1995, la enfermera Gloria Narváez como asesora del Instituto Departamental de Salud de Nariño, formó un grupo de voluntarios indígenas a quienes dio una dotación inicial; más adelante, la UNIPA concertó con el Plan Nacional de Rehabilitación de la Presidencia de la República, la formación de 24 Promotores en atención primaria en salud; la capacitación fue realizada por la Escuela Superior de Enfermería de Nariño, en el año 1994. En 1997, la UNIPA logró concertar con el Programa BID Plan Pacífico, la actualización de algunos promotores de salud y la formación de nuevos promotores indígenas en salud. La situación en materia de salud de nuestras comunidades se ha complicado por la aparición de enfermedades típicas del clima húmedo tropical de la región pacífica, y enfermedades traídas por los no indígenas, las cuales no pueden ser tratadas por los médicos tradicionales. A partir de la expedición de la Ley 100 de 1993, nuestras familias indígenas por vez primera se vieron obligadas a conseguir y portar los carnets, por cuanto en los hospitales y centros de salud en muchas oportunidades no quieren atender a pacientes indígenas con las constancias expedidas por los gobernadores de los Cabildos. Hemos tenido que asumir la tarea de explicar a la población indígena, vinculada y afiliada al régimen subsidiado en salud, los derechos que tienen en materia de salud; el uso de carnets y certificaciones; los lugares y horarios de atención y demás aspectos relacionados con la prestación de servicios de salud, actualmente en la región. Por otra parte, es costumbre de las comunidades que cuando una persona se enferma, sus familiares salen a acompañarla; muchas veces los enfermos quedan hospitalizados y los acompañantes no tienen donde albergarse, ni los recursos para la alimentación y transporte; esta situación es similar para la consecución de citas y turnos. Lo anterior se complica aún más por cuanto los sistemas de atención propios y horarios de cada centro de salud y hospitales son distintos y desconocidos para nosotros; igualmente, la falta de recursos económicos para cubrir gastos de transporte y alimentación en casos de remisiones, es una sentida realidad. Falta sensibilidad y buenas relaciones humanas en el tratamiento especial que se debe dar a las personas indígenas que acuden a centros de salud y hospitales de las poblaciones y de la ciudad por parte de los encargados de prestar los servicios[27]. Educación: La Ley 715, en su Capítulo 2, dispone: “De las entidades territoriales: ARTICULO 151. Funciones de las Secretarías Departamentales y Distritales de Educación, en relación con la información (…) m) Consolidar y analizar la información de los municipios y remitirla al Ministerio de Educación Nacional, de acuerdo con los estándares fijados por éste, y, n) Establecer un sistema departamental y distrital de información en concordancia con lo dispuesto en los artículos 148 y 75 de esta Ley. c) Mantener actualizado el sistema de información de personal docente y administrativo y el sistema contable que estará a disposición del Ministerio de Educación Nacional, del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio y de las Secretarías de Educación, o de los organismos que hagan sus veces“[28]


Oferta institucional

Oferta institucional

Estatal

La gobernación de Nariño a través de su Plan de Desarrollo Departamental “Nariño Adelante” 2012 – 2015, fundamenta su accionar en el proceso de la construcción colectiva del Plan de Desarrollo, en donde el Gobierno Departamental se compromete en acompañar a los pueblos indígenas y a las comunidades afros en la gestión para formular e implementar sus planes de vida, encaminados al fortalecimiento cultural, social, económico, ambiental y político. Será una prioridad en la agenda del Gobierno Departamental la interlocución nacional e internacional para lograr el respeto a los pueblos y sus territorios, enfrentados a la crisis humanitaria, la presencia de cultivos de uso ilícito y el conflicto armado, en especial para los pueblos Awá, Kofán y Eperara-Siapidara. Se adoptarán e implementar los planes de salvaguardia de los pueblos Awá, Inga, Cofan y Eperara Siapidara. Se Consolidará los mecanismos de coordinación entre la justicia indígena y el sistema judicial estatal. Se Promoverá la creación de una universidad intercultural a partir del fortalecimiento de la Escuela de Derecho propio del Pueblo de los Pastos. Ofrece fortalecer la medicina tradicional indígena, mediante el fortalecimiento de la Salud Ancestral, Cultura y Educación Intercultural, la Autoridad, Autonomía y Justicia y los procesos propios para los proyectos productivos- Minga y Pervivencia. De igual manera se concertarán agendas para el desarrollo de los acuerdos priorizados en las tres subregiones de la costa pacífica, en temas de fortalecimiento de educación, salud, desarrollo productivo, entre otros.[29]


Organizaciones indígenas

Las organizaciones presentes en territorio nariñense son la Asociación de Cabildos Indígenas Eperara Siapidaara – ACIESNA, La Unidad Indígena del Pueblo Awa – UNIPA, el Cabildo Mayor Awa de Ricaurte – La Asociación de Cabildos y/o Autoridades Tradicionales Indígenas del Nudo de los Pastos – SHAQUIÑAN y el Resguardo Inga de Aponte. Estas fundamentan sus actividades en la lucha por los derechos de los pueblos indígenas de Nariño y Colombia.[2]


ONG y organizaciones privadas

Las organizaciones privadas y las ONGs apoyan a las comunidades indígenas en procesos de visibilizacion de la situación del conflicto de sus territorios, además ayudan a generar espacios para la puesta en marcha de iniciativas que ayuden a mitigar estas multiples problematicas. La organización Human Rights Watch ONG internacional defensora de los Derechos Humanos Human Rights Watch brinda acompañamiento al pueblo Awa en casos infortunados como masacres y desplazamientos.[30]

Organizaciones locales como FUNDEPAZ acompañan a las comunidades en espacios propios, debido a la confianza y agradecimiento que estas les tiene, recientemente esta organización formó parte del Encuentro de Intercambio de Experiencias de Organizaciones Etnicoterritoriales del Proyecto Bosques y Territorio con ACIN, realizado en el Predio el Verde Diviso, jurisdicción del Municipio de Barbacoas, departamento de Nariño, un evento apoyado por la organización Oxfam GB que es una organización internacional, británica, de carácter independiente, de cooperación y acción humanitaria. El principal objetivo de este evento fue Propiciar un espacio de aprendizaje y reflexión sobre mecanismos de protección y control del territorio, a partir de las experiencias de las guardias Indígenas de ACIN, UNIPA y los cabildos de Chigorodó y Mutatá con las organizaciones afrodescendientes e indígenas que no tienen Guardia, que permita el conocimiento y fortalecimiento de mecanismos de abordaje y problemáticas concretas, especialmente de las mujeres participantes en estos procesos. Participaron las siguientes organizaciones: la Asociación de cabildos Indígenas del Norte del cauca- ACIN, la Unidad Indígena del Pueblo Awá-UNIPA, el Cabildo Mayor de Mutatá, el cabildo Mayor de Chigorodo, el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Medio Atrato- COCOMACIA, EL Consejo Mayor del Alto Guapi, la Federación de la Comunidad Awá del Ecuador-FCAE y el Cabildo Mayor Awá de Ricaurte- CAMAWARI[31]


Agencias de cooperación internacional

Nariño es uno de los departamentos en los que la cooperación internacional hace mayor presencia debido a la situación actual de conflicto que padece. Se encuentran la mayoria las agencias del SNU como los ACNUR, PNUD, FAO, OIM, ONUMUJERES, UNODC y OCHA, que interactúan con cooperantes como el NRC, la AECID, OXFAM, Solidaridad Internacional, entre otros.

Estos desarrollan procesos de fortalecimiento de gobernabilidad, autonomía, derecho propio, seguridad alimentaria, mujer y genero, derechos humanos, entre otros. Un ejemplo claro de intervención en los territorios es el “Programa Conjunto Ventana de Paz” que busca consolidar las capacidades, activos locales y regionales para la construcción de la paz y el desarrollo, mediante el fortalecimiento de la institucionalidad democrática, la participación ciudadana, la convivencia y el desarrollo socio-económico sostenible, e incorporando las perspectivas étnico-cultural y de género como condición necesaria para avanzar en el logro de los ODM. Se realiza en municipios de la costa pacífica y de la frontera andina del Departamento de Nariño, región que registra índices de violencia, pobreza, y una concentración de cultivos ilícitos superiores al promedio nacional. Se propone implementar un modelo innovador de construcción de paz con enfoque territorial y de género replicable en otras regiones del país a través de iniciativas estratégicas para la prevención y gestión de crisis y conflictos, para el fortalecimiento del Estado de derecho y para la recuperación de los medios de vida y la promoción del desarrollo socio-económico.[32]

Así mismo en años anteriores la cooperación Vasca a través de la Organización MUNDUBAT apoyo a ACIESNA en proyectos como Restablecimiento de condiciones de seguridad alimentaria indígena del pueblo Eperara – Siapidaara en el Departamento de Nariño y Fortalecimiento Del Sistema Tradicional de Producción como Estrategia para el Ejercicio Del Control Territorial del Pueblo Eperara Siapidaara y Empoderamiento de las Mujeres Indígenas en la Organización.[33]

La Red Latinoamericana de Juventudes Rurales, El Banco interamericano de Desarrollo y BID Juventud Programa de Desarrollo y Alcance Juvenil, ofrecen el Concurso Latinoamericano de Proyectos Juveniles Rurales que para el caso del Pueblo de los Pastos se propueso por parte de los y las jóvenes “Capacitar de forma estratégica a 600 jóvenes del resguardo de Cumbal con el desarrollo de actividades organizativas y conocimientos propios indígenas que posibiliten el fomento de las habilidades y valores de la cultura, a la vez, permitan recrear las prácticas tradicionales existentes en el resguardo. Y en el termino de 20 meses tener mínimo una organización constituida por cada vereda y cada una con su iniciativa presentada al centro de la juventud.” [34]

Lo anterior evidencia el apoyo de la cooperación internacional en diversos temas buscando la participación eficaz y eficiente de las comunidades en los procesos realizados.


Aspectos jurídicos y legales

Trámites y necesidades en materia territorial

En 1558 la Corona Española realizó el primer censo de la población indígena andina, contabilizando 19.000 familias en lo que en la actualidad es el Departamento de Nariño. Algunos pueblos desaparecieron totalmente, mientras que en los restantes se ha dado un fenómeno gradual de disminución de la población. Todo como consecuencia de la resistencia a la invasión española, la desigualdad y la discriminación hacia el mestizaje social que, sumados al despojo injusto de las tierras, han llevado a los pueblos indígenas a someterse a cambios en su pensamiento, cultura usos y costumbres, hasta su transformación y adaptación hacia formas culturales de la sociedad no indígenas. Lo anterior se une a una situación de opresión que ocasionó la renuncia a la propiedad social y comunal de la tierra, hecho que llevó a la adopción obligatoria del concepto de propiedad privada e introdujo a las comunidades en una economía de mercado en condiciones de marginación. Hoy en día el Departamento al que pertenece el resguardo presenta una distribución inequitativa de la tierra, ya que la mayor parte, especialmente aquella que es apta para actividades agrícolas, se encuentra en muy pocas manos[35]. En el caso de los Eperara, los territorios no son suficientes para que las comunidades puedan desarrollar su vida social, económica y cultural, ya que la extensión del resguardo no es suficiente para cubrir las necesidades de crecimiento de la población. Además, el territorio titulado no tiene las condiciones óptimas para la agricultura, debido a la infertilidad de los suelos y a que durante la mayor parte del año se presentan inundaciones. Por último, la explotación de los recursos naturales y madera, por parte de compañías y personas ajenas a los indígenas, debilita su auto subsistencia y viola la ley, no sólo indígena, sino nacional[12]. El resguardo obtiene su titulación mediante la Resolución 026 del 24 de Mayo de 1996, del INCORA[36]. Necesidades: Es preciso promover acciones en favor de la protección de la diversidad y la conservación biológica del territorio, atendiendo especialmente los derechos de las comunidades en cuanto al acceso a la propiedad de los recursos genéticos y a la participación en el proceso de reconocimiento de los territorios indígenas como entidades territoriales del país; además, se requiere de una atención especial y un apoyo constante a la cultura y necesidades particulares de estos sectores. Es de vital importancia desarrollar proyectos que busquen el fortalecimiento de la cultura y la calidad de vida de la población[29].


Instrumentos internacionales, jurisprudenciales, legales y generales

Cuando se trata de la consideración por la autonomía territorial, es necesario hacerlo a partir de términos de respeto por una jurisdicción indígena propia, para lo cual es posible retomar lo que la Corte Constitucional argumenta en la sentencia T-552 de 2003 cuando afirma que: “Hasta aquí se tendría que para que proceda la jurisdicción indígena sería necesario acreditar que 1) Nos encontramos frente a una comunidad indígena, que 2) Cuenta con autoridades tradicionales, que 3) Ejercen su autoridad en un ámbito territorial determinado. Lo anterior, sin embargo, no sería suficiente por cuanto se requiere, además, establecer la capacidad de esas autoridades de los pueblos indígenas para ejercer jurisdicción conforme a usos tradicionales. Esto es, puede existir un reconocimiento formal de resguardo y cabildo, pero no darse materialmente los supuestos de la jurisdicción, por carencia de normas y prácticas específicas de control social, por ausencia de procedimientos de juzgamiento, o porque las autoridades tradicionales han dejado de ejercer ese tipo de funciones”[37].

  • La Corte Constitucional, con el aval de la Constitución Política, ha afirmado en la Sentencia T-769 de 2009, que es necesario reconocer la diversidad étnica y cultural de la Nación. Lo anterior, dado como principio fundamental desde el punto de vista democrático, participativo y pluralista del país.
  • Así, estas comunidades indígenas comparten costumbres ancestrales, hecho que implica un esquema de valores propios que identifican su cultura y su tradición; por esta razón gozan de un trato constitucional especial que define a los resguardos como propiedades colectivas, de naturaleza inajenable, inalienable, imprescriptible e inembargable.
  • Tales características especifican el derecho de las comunidades sobre su propiedad colectiva como factor de suma importancia, ya que permite el respeto de su cultura, valores propios y de sus características como comunidad indígena, que son reconocidas por convenios internacionales, igualmente ratificados por el Congreso[38].
  • Mediante Sentencia SU-039 de 1997, la Corte Constitucional afirma que la comunidad indígena ha pasado de la realidad fáctica y legal a su constitución objetiva como sujeto de derechos fundamentales. Así, deja en claro que la explotación de recursos en las zonas correspondientes al territorio indígena, debe hacerse de manera proporcional, de tal forma que el Estado propenda por la integridad social, cultural y económica de dichas comunidades. Lo anterior, en aras del respeto a los derechos fundamentales del colectivo, que es efectivamente una entidad cohesionada como grupo humano y como cultura[39].

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, sugiere al Estado que, en coordinación con los representantes y voceros de las comunidades afectadas, adopte y aplique las medidas necesarias para que la población cuente con la presencia de las instituciones estatales, y de esta forma evitar la violación de los Derechos Humanos. Lo anterior compromete al Gobierno para brindar el apoyo político y económico que sea necesario, así como a contribuir en la gestión de una presencia permanente de la Defensoría del Pueblo en la región[40].


Conflicto armado interno, DDHH y DIH

Violaciones DDHH

El resguardo pertenece a la etnia de los Awá, se encuentra, en la región del piedemonte pacífico de Nariño, zona que se ha visto gravemente impactada por el conflicto, del que se ha desprendido un nivel muy alto de desplazamiento y cuya dinámica gira alrededor del interés de los grupos ilegales por la expansión de cultivos ilícitos[27]. En medio de esta situación se cometen serias infracciones contra los pueblos indígenas que habitan el territorio, convirtiéndolos en los más vulnerables frente a las violaciones de los Derechos Humanos, entre las que se encuentran: El derecho a la vida. El derecho a la salud. El derecho a un medio amiente sano. El derecho a la libre locomoción. El derecho a no ser desplazado. Derecho a la integridad física y mental. Derecho a la seguridad. Derecho a la autonomía y el autogobierno. Derecho a la libre determinación. El derecho a que no sean desarrolladas actividades militares en territorios indígenas. El derecho a mantener y proteger el patrimonio cultural y tradiciones.


Infracciones al DIH

Entre las múltiples infracciones al Derecho Internacional Humanitario tenemos:

  • Cultivos ilícitos: el Departamento al que pertenece el resguardo ha llegado a registrar 50.000 hectáreas de cultivos ilícitos. Sin embargo, la Oficina de Naciones Unidas registra que, para el año 2008, la cifra ha disminuido y se cuentan 19.612 hectáreas; es decir que la erradicación ha tenido un impacto positivo, pues ha bajado el porcentaje en un 3.3%. El Municipio al que pertenece el resguardo registra 5.642 hectáreas para el año 2007.
  • Homicidios: los grupos armados ilegales utilizan este medio para controlar las zonas cocaleras.
  • Masacres: la etnia, y Departamento al que pertenece el resguardo, registran cinco masacres que dejaron un saldo de 24 personas asesinadas. El Municipio al que pertenece el resguardo registra 18 víctimas de masacres en el año 2008.
  • Confrontaciones armadas: el principal responsable de estos actos, es la guerrilla de las FARC; la etnia y Departamento al que pertenece el resguardo, registran 124 combates para el año 2008.
  • Secuestros de carácter extorsivo y de carácter simple: la etnia y Departamento al que pertenece el resguardo, han tenido que enfrentar 71 eventos de este tipo. En el Municipio del resguardo se presentaron 40 eventos.
  • Desplazamientos forzados: este tipo de actividad se debe al temor frente a las amenazas de los grupos armados ilegales y los enfrentamientos que éstos sostienen con las fuerzas militares. La etnia y el Municipio al que pertenece el resguardo, registran 18.238 víctimas de desplazamiento.
  • Al principio de distinción y ataques a los bienes protegidos: los grupos armados ilegales ingresan al territorio del resguardo y utilizan a la comunidad como protección ante los ataques de las fuerzas militares.
  • Presencia y accidentes con Minas antipersonales (MAP) y Municiones sin estallar (MUSE): la etnia y Departamento al que pertenece el resguardo, registran 175 eventos que dejan 104 incidentes y 71 accidentes[27].


Actores armados

Grupos armados ilegales:

  • Las FARC: Frente 29.
  • Autodefensas: a pesar de la desmovilización se presenta su presencia en forma de antiguos miembros que se convirtieron en delincuencia común.
  • Los Rastrojos.
  • ELN: Frente Comuneros del Sur ; Frente Guerreros del Sindagua.

Fuerzas Armadas:

  • Policía Nacional.[27]
  • La Armada Nacional: con presencia en el litoral, su jurisdicción abarca 20 Km., hacia el interior terrestre y la entrada a los ríos por la desembocadura.
  • Ejército Nacional: Brigada XXIX, Batallón de Alta Montaña No. 4 Benjamín Herrera Cortes; Batallón de Contraguerrilla Macheteros del Cauca y Mártires del Puerres; Brigada Móvil No. 191.


Respuestas al conflicto

La Corte Constitucional, mediante Auto 174 de 2011, solicita al Ministro del Interior y de Justicia que, de manera coordinada con los Ministros de Hacienda y Crédito Público, de Educación Nacional, de la Protección Social, de Defensa Nacional, los Directores del Departamento de Planeación Nacional, del Programa Presidencial para la Acción Integral contra las Minas Antipersona, y de la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional-Acción Social, así como al Gobernador del Departamento de Nariño, que: “Adopten como medida cautelar un Plan Provisional Urgente de Reacción y Contingencia, que atienda de manera inmediata e integral las necesidades más apremiantes de seguridad física – incluida la relativa al desminado humanitario , de atención humanitaria en salud, educación, refugio o alojamiento temporal y cualquier otra medida urgente requerida para asegurar la pervivencia del Pueblo Awá, de tal manera que ofrezca una respuesta de atención continua, temporal y congruente con la crisis humanitaria que padece esta etnia, tendiente a garantizar su vida física y cultural, su integridad, seguridad y dignidad, mientras se avanza de manera acelerada en el cumplimiento de las órdenes impartidas en el auto 004 de 2009. Las medidas adoptadas para garantizar la seguridad del pueblo Awá en el marco del Plan Provisional Urgente de Reacción y Contingencia, deberán dar plena aplicación a los principios del DIH, de tal manera que las autoridades responsables, al evaluar las distintas alternativas operativas y estratégicas posibles, opten por aquella que implique mejores resultados en términos de seguridad y de protección efectiva de los derechos del Pueblo Awá, así como medidas concretas para reducir los riesgos que puedan surgir como reacción a la presencia de la Fuerza Pública. Las medidas de protección a la vida y a la integridad personal, que deban adoptarse de manera urgente e inaplazable, no requerirán ser consultadas previamente. Sin embargo, las medidas relativas a los demás componentes del Plan Provisional Urgente de Reacción y Contingencia, deberán ser consultadas con la comunidad en el espacio creado al instalarse la consulta para efectos de cumplimiento del auto 004 de 2009, según lo ordenado en este Auto. Esta medida cautelar además deberá ser formulada e implementada de manera coordinada entre las distintas entidades involucradas, del orden nacional, departamental y municipal, dando aplicación adecuada a los principios de concurrencia y subsidiariedad, de tal manera que se garantice la atención integral y el uso adecuado de los recursos y que cumplirá con las siguientes características: (1) Deberá mantenerse hasta tanto entren en operación efectiva el Plan de Salvaguarda Étnica del Pueblo Awá y el Programa de Garantía de los derechos de los pueblos indígenas afectados por el desplazamiento forzado y persistan las actuales condiciones de inseguridad, necesidad y vulnerabilidad; (2) adopción, como medida cautelar, no sustituirá ni aplazará el cumplimiento de lo ordenado en el auto 004 de 2009, en relación con el Pueblo Awá, ni con los demás pueblos indígenas protegidos por el mismo”[41]. Por su parte, la ONU en la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, ratifica el derecho de estos a ser diferentes y respetados como tales, libres de toda forma de discriminación y capaces de ejercer su derecho al desarrollo de acuerdo con sus necesidades e intereses. Además, reconoce la imperiosa necesidad de respetar y promover los derechos propios de dichos pueblos, tales como la libre determinación, la autonomía y el autogobierno en cuestiones políticas, sociales y culturales, y afirma que el Estado tiene la obligación de adoptar las medidas pertinentes para asegurar la protección de los mismos[42]. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, emitió un comunicado en el que se reiteran las recomendaciones puntuales de respeto por los Derechos Humanos y se invita al Gobierno Nacional a fortalecer la implementación de las recomendaciones internacionales: el examen periódico universal, los procedimientos especiales, y la creación de tratados; para con ello lograr el seguimiento efectivo que evite cualquier violación a los Derechos Humanos de las comunidades indígenas[43]. Naciones Unidas ha afirmado que para evitar que se sigan presentando violaciones a los Derechos Humanos, es necesario que el Estado, los grupos armados ilegales y la sociedad en general den prioridad a los derechos de las víctimas, aumentando las vías de diálogo y negociación[2]. Teniendo en cuenta la situación de confinamiento y el detrimento de la población indígena, se le recomienda a las entidades que conforman el Sistema Nacional de Atención Integral a Población desplazada (SNAIPD) que, con la supervisión de Acción Social y en concordancia con el Auto 251 de la Corte Constitucional, brinde una atención prioritaria a la protección de los niños y adolecentes[2].


  1. == Referencias ==
  2. Plantilla:Listaref
  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 1,8 SIGOT. IGAC. (2012). Recuperado de http://sigotn.igac.gov.co/sigotn/
  2. 2,00 2,01 2,02 2,03 2,04 2,05 2,06 2,07 2,08 2,09 2,10 2,11 2,12 2,13 2,14 2,15 2,16 2,17 Ídem.
  3. Resolución 026 de 1996. (24 de mayo de 1996). Incora. Bogotá.
  4. Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. (2006). Plan Frutícola Nacional. Desarrollo de la fruticultura en Nariño, 2006. Recuperado de http://www.asohofrucol.com.co/archivos/biblioteca/biblioteca_110_Pan%20Frut%20NARI%C3%91O.pdf
  5. Observatorio de Territorios Étnicos (s. f.). Sistema de Información Geográfico -SIG. Recuperado de http://etnoterritorios.org/mig/map.phtml
  6. IDEAM. IGAC. IAvH. Invemar. SINCHI. IIAP. (2007). Ecosistemas continentales, marinos y costeros de Colombia. Recuperado de http://bacata.ideam.gov.co/pmapper/pmapper-3.2.0/
  7. IAvH. (1998). Mapa General de Ecosistemas de Colombia (Elaborado por Andrés Etter). Recuperado de http://hermes.humboldt.org.co//ecosistemas/colombia/ecosistemas.php#
  8. 8,0 8,1 8,2 Alcaldía Municipal de Tumaco (2008). Plan de Ordenamiento Territorial. Nariño. Municipio de Tumaco. Recuperado de http://tumaco-narino.gov.co/apc-aa-files/61616166346535623838616166343139/POT_2008_2019.pdf
  9. Guerrero, D. (2011). Pueblos Indígenas de Nariño. Pasto. MADOS PRINT.
  10. 10,0 10,1 OZBESCAC. (2012). Plan Preliminar de Salvaguarda Etnico Pueblo Eperara Siapidaara.
  11. UNODC. (2012). Colombia, monitoreos de Cultivo de Coca 2011. Recuperado de http://www.unodc.org/documents/crop-monitoring/Colombia/Censo_cultivos_coca_2011.pdf
  12. 12,0 12,1 12,2 12,3 12,4 12,5 12,6 12,7 12,8 12,9 ACIESNA. (2005). Tachi Ode t´tadama. Retomemos Nuestro Camino. Plan de Vida pueblo Eperara Siapidara, Nariño. Recuperado de http://www.observatorioetnicocecoin.org.co/files/Eperara%20Siapidaara%20-%20Plan%20de%20Vida.pdf
  13. 13,0 13,1 13,2 Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. (2010). Diagnóstico de la situación del pueblo Eperara Siapidara. Recuperado de http://www.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/documents/2010/DiagnosticoIndigenas/Diagnostico_EPERARA%20SIAPIDARA.pdf
  14. 14,0 14,1 Defensoría del Pueblo. (2008). Resolución Defensorial N° 53. Situación en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario del Pueblo Awá de Nariño. Recuperado de http://www.defensoria.org.co/red/anexos/pdf/02/res/defensorial/defensorial53.pdf
  15. 15,0 15,1 Comité Municipal de Prevención y Atención Integral a la Población en Situación de Desplazamiento. (2010). Plan Integral Único, Municipio de Tumaco. Tumaco-Nariño. Recuperado de http://www.tumaco-narino.gov.co/apc-aa-files/31396130663234376265616637336262/PIU_TUMACO.pdf
  16. Observatorio OPIC. (2012). S.O.S. a la ONU y la Corte Penal Internacional sobre el exterminio del Pueblo Awá de Colombia. OPIC. Recuperado de http://observatorioadpi.org/content/presentaci%C3%B3n-del-informe-sobre-el-exterminio-del-pueblo-aw%C3%A1
  17. NOTIMUNDO. (2011). Se denuncia desplazamiento indígena por ataques aéreos. Recuperado de http://mundnoti.blogspot.com/2011/10/desplazamiento-indigena.html
  18. Caracol Radio. (2010). Familias indígenas de Tumaco denuncian que sus cultivos de pan coger fueron fumigados Recuperado de http://www.caracol.com.co/noticias/regional/familias-indigenas-de-tumaco-denuncian-que-sus-cultivos-de-pancoger-fueron-fumigados/20100602/nota/1307501.aspx
  19. Diócesis de Tumaco. (2011) ¡Que nadie diga que no pasa nada! Una mirada desde la región del Pacífico Nariñense. Noche y Niebla, CINEP. Recuperado de http://www.nocheyniebla.org/files/tumaco/que_no_diga.pdf
  20. 20,0 20,1 20,2 20,3 IGAC. (2004). Estudio General de Suelos y Zonificación de Tierras. Departamento de Nariño. Recuperado de la base de datos SIGOT.
  21. IGAC. UPME. (2009). Producción Minera de Plata [Mapa de Producción]. Recuperado de http://sigotn.igac.gov.co/sigotn/PDF/SIGOT_EcoProduccionPlataMpio_Nal.pdf? IGAC. UPME. (2009). Producción Minera de Oro [Mapa de Producción]. Recuperado de http://sigotn.igac.gov.co/sigotn/PDF/SIGOT_EcoProduccionOroMpio_Nal.pdf?
  22. Instituto Colombiano de Cultura Hispánica. (2004). Geografía humana de Colombia. Región del Pacífico. Tomo IX. El Grupo Indígena Awa-Cuaiquer Recuperado de http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/geograf/awa2.htm
  23. Municipio de Tumaco. (2008). Plan de Desarrollo Municipal, 2008 – 2011. “Tumaco D.E., nuestra pasión social e incluyente”. Departamento de Nariño.
  24. Ministerio de Cultura. (2010). Cartografía de la diversidad. El Pueblo Awá. Recuperado de http://www.mincultura.gov.co/?idcategoria=41740
  25. 25,0 25,1 25,2 ACIESNA-ACIESCA (2012). Plan de salvaguardia Pueblo Siapidaara
  26. Recuperado de http://www.tumaco-narino.gov.co/apc-aa-files/31396130663234376265616637336262/PIU_TUMACO.pdf
  27. 27,0 27,1 27,2 27,3 27,4 27,5 27,6 Presidencia de la República. (sf). Derechos Humanos y DIH, República de Colombia, diagnóstico sobre las Comunidades Indígenas. Recuperado de http://www.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/Paginas/DiagnosticoIndigenas.aspx
  28. Congreso de la República. (2002). Ley 715. Artículo 151. Bogotá.
  29. 29,0 29,1 Gobernación de Nariño. Plan de Desarrollo Departamental “Nariño Adelante” 2012 – 2015. Recuperado de http://educon.javeriana.edu.co/ofi/documentos/regionalizacion/Planes%20Desarrollo%20H-Z/Departamentos%20-%20Planes%20de%20desarrollo/NARI%C3%91O%20-%20Nari%C3%B1o%20mejor,%20Plan%20Desarrollo,%20Ordenanza%20-%202012-2015.pdf
  30. Revista Semana. ACNUR y Human Rights rechazan masacre indígena en Nariño. Recuperado de http://www.semana.com/nacion/conflicto-armado/articulo/acnur-human-rights-watch-rechazan-masacre-indigenas-narino/100023-3
  31. Fundación Paz y Desarrollo. Noticias. Recuperado de http://www.fundepaz.org/index.php/noticias/1-noticia1
  32. Programa Conjunto Ventana de Paz. Inicio. Recuperado de http://www.ventanadepaz.org/
  33. Plan de Vida del Pueblo Indígena Eperara – Siapidaara de Nariño, 2005. Tachi Ode T´tadama ~ RETOMEMOS NUESTRO CAMINO.
  34. Banco Interamericano de Desarrollo. Concurso Latinoamericano de Proyectos Juveniles Rurales. Recuperado de http://www.relajur.org/concurso/proyecto_completo.php?id=315
  35. Houghton, J. (2008). Legalización de los territorios indígenas de Colombia. En La tierra contra la muerte. Conflictos territoriales de los pueblos indígenas en Colombia. Centro de Cooperación al Indígena CECOIN. Organización Indígena de Antioquia OIA.
  36. INCODRA. (1996). Resolución No. 026. Bogotá.
  37. Corte Constitucional. (2003). Sentencia T-552. Bogotá.
  38. Corte Constitucional. (2009). Sentencia T-769. Bogotá.
  39. Corte Constitucional. (1997). Sentencia SU-039. Bogotá.
  40. Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. (2002). Informe de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sobre su Misión de Observación en el Medio Atrato. Documento interno.
  41. Corte Constitucional. (2011). Auto No. 174.
  42. ONU (2008). Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los pueblos indígenas. (61/295).
  43. Naciones Unidas. (2011). Situación de los pueblos indígenas en peligro de extinción en Colombia. (E/C.19/2011/3). Nueva York.