Resguardo Ríos Atabapo E Inirida (Cacahual)

De SMT - ONIC
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Descripción geofísica

Localización geográfica

Está ubicado al oriente del municipio de Inírida, dentro del corregimiento de Cacahual y al nororiente del corregimento de Puerto Colombia, en el departamento de Guainía[1].

Geología estructural

En el área se encuentran:

  1. Escudo (Rocas cristalinas con fallas y diaclasas).
  2. Plataforma sedimentaria con control tectónico parcial[1].

Geomorfología

Relieve

En la zona se encuentran:

  1. Geoformas residuales del escudo guayanés, pedimentos en vía de disección, Interfluvios residuales y valles amplios de relleno coluvio-aluvial.
  2. Geoformas residuales del escudo guayanés, pedimentos en vía de disección, pedimentos con mesas residuales.
  3. Sistemas aluviales, llanura aluvial de desborde de los ríos amazónicos.
  4. Sistemas aluviales, terrazas bajas.
  5. Sistemas aluviales, terrazas medias y altas.
  6. Sistemas aluviales, valles coluvio-aluviales[1].

Dentro de las formaciones superficiales que ocurren en la zona, se encuentran:

  1. Depósitos de sedimentos gruesos con predominio de arena y grava.
  2. Depósitos de gravilla y arena con predominio del tamaño gravilla por desagregación de la coraza ferruginosa.
  3. Depósitos de sedimentos muy meteorizados compuestos principalmente por arenas cuarzosas y arcillas caoliníticas muy ácidas, procedentes de la plataforma o del escudo. Afloramientos rocosos en los raudales.
  4. Depósitos de materiales aluviales con horizontes plintíticos continuos y granulometría fina.
  5. No se aprecian formas onduladas como en las terrazas altas.
  6. Depósitos aluviales heterométricos con cantos redondeados de cuarzo y material meteorizado de rocas ígneas y metamórficas.
  7. Acumulaciones aluviales de grano fino.
  8. Depósitos de sedimentos recientes predominantemente arenosos, ocasionalmente con texturas franco-arenosas y franco-arcillosas de origen coluvio-aluvial.
  9. Concreciones petroférricas[2].

Modelado

En la zona se encuentran:

  1. Formas onduladas con disección leve y pendiente media dominantemente plana; restos de antiguas llanuras de inundación de los principales ríos, con altura relativa de hasta de 50 metros sobre el nivel actual de los ríos.
  2. Interfluvios largos y estrechos con amplios valles coluvioaluviales.
  3. Pequeñas mesas residuales con valles amplios y cóncavos generados por procesos de coluvionamiento fuerte.
  4. Planicies aluviales de pendiente media plana, con diques, cubetas de inundación y antiguos cauces.
  5. Terrazas con pendiente media plana con presencia de diques y cauces abandonados.
  6. Valles plano-cóncavos con pendiente media plana, que cortan las superficies de denudación, las terrazas antiguas y en ocasiones las estructuras rocosas[1].

Ocurren procesos de modelado por:

  1. Encharcamientos parciales por lluvia, disección leve y aluvionamiento.
  2. Disección fuerte y truncamiento de suelos.
  3. Coluvionamiento.
  4. Aluvionamiento y socavamiento leve.
  5. Escurrimiento difuso leve.
  6. Acumulación de materiales coluvio-aluviales[2].
  7. Los procesos secundarios son:
  8. Escurrimiento superficial difuso leve (acelerado en chagras).
  9. Depositación de materiales coluvio-aluviales en los valles.
  10. Inundaciones periódicas.
  11. Disección incipiente.
  12. Encharcamiento de suelos.
  13. Desbordes ocasionales.
  14. Socavamiento lateral.
  15. Inundaciones periódicas[2].

Se encuentran paisajes de:

  1. Planicie aluvial con inclinación menor al 7% y drenaje imperfecto a excesivo.
  2. Planicie aluvial con inclinación menor al 7% y drenaje pobre a muy pobre.
  3. Superficie de Aplanamiento residual (peneplanicie) con inclinación menor al 7% y drenaje imperfecto a excesivo[2].

Hidrografía

Cuencas

El resguardo está en las cuencas de los ríos Atabapo, Guainía, Inírida y el Bajo Guaviare[1]. La escorrentía de la zona es de 1500 a 2500 mm anuales[2]. Se presentan ambientes sedimentarios y vulcano clástico con buenas posibilidades hidrogeológicas e igneometamórficos con posibilidades hidrogeológicas desconocidas y restringidas[2].

Sistemas lóticos

En el resguardo se encuentran el río Guasacavi y los caños Copey, Mavisal, Rochela, Tatu (Sardina), Angelito, Bagre, Bane, Barro, Bejuco, Bocón, Bocoón, Burbujas, Casabi, Catamañoso, Chaguita, Chaquita, Chupaflor (Bocachico), Colorado, Corona, Cuitora, Culebra, Cunuma, Curisabe, Esperanza, Garza, Gente, Grande, Guabina (San Juan), Guaracé, Hueso, Ipaia, Isata, Loro, Macaven, Merekure, Mingao, Moreno, Moriche, Nigua, Orma, Osia, Oso, Pabón, Pilón, Raya, Sabanita, Same, San Miguel, Santísima, Santísimo, Sardina, Sejal, Tapu, Tito, Tote, Tunutunu, Tuta, Usama, Viejita, Vitina, Wamissa, Yacundá, Yarí y Mero[1].

Sistemas lénticos

No hay presencia de sistemas lénticos representativos en el resguardo.

Climatología

Clima

El resguardo está entre los 0 y los 800 metros sobre el nivel del mar[1] y se caracteriza por los siguientes elementos:

  1. La temperatura es superior a 24°C.[2].
  2. La precipitación anual es de 2500 a 3000mm anuales[2].

Zonificación climática

El clima en la zona es cálido húmedo y cálido muy húmedo[1].

Amenazas naturales

El resguardo tiene amenaza muy baja por remoción en masa y baja amenaza sísmica. Se presentan inundaciones frecuentes[1].

Descripción biótica y ambiental

Características biofísicas

Zonas de vida y biomas

De acuerdo al Sistema de Clasificación de Zonas de Vida de Holdridge, el área del resguardo corresponde a la zona de vida de bosque húmedo Tropical (bh-T)[1]. Respecto a los biomas, según el Módulo de Información Geográfica del Observatorio de Territorios Étnicos y el Mapa de Ecosistemas Continentales, Marinos y Costeros de Colombia, el área pertenece al Zonobioma Húmedo Tropical y predominantemente a los Litobiomas y Helobiomas de la Amazonía y Orinoquía. Es importante destacar que en la zona se encuentran ecosistemas naturales de bosque alto denso de las varzeas amazónicas; bosque medio denso y bosque bajo denso de llanuras de inundación de ríos amazónicos (aguas negras); bosque medio denso de las planicies residuales arenosas y sabanas hiperestacionales de ciperáceas y rapataceas[3].

Áreas para la conservación y traslape con áreas protegidas

El resguardo se encuentra dentro de la Zona de Reserva Forestal de la Amazonía[4] creada mediante La Ley 2ª de 1959 con el propósito de promover el desarrollo de la economía forestal y protección de los suelos, las aguas y la vida silvestre[5]. Es importante resaltar que los resguardos tienen una función ecológica y social[6] por lo que las comunidades indígenas que los habitan juegan un papel determinante en la conservación de los ecosistemas que les proveen recursos y que son el hábitat de numerosas especies indispensables para el mantenimiento de las tradiciones culturales, las dinámicas ecológicas de los ecosistemas y la preservación de las fuentes de agua y de calidad del aire.

Biodiversidad

Introducción

La zona en la que se encuentra el resguardo es reconocida como la Estrella Fluvial de Inírida, que se caracteriza por albergar gran diversidad de fauna y flora con especies únicas que enriquecen el patrimonio ambiental nacional y mundial. Además hace parte del escudo Guayanés, uno de los territorios más antiguos del planeta. La llamada estrella fluvial está ubicada en la mitad de la Amazonía y el Orinoco, lo que le da unas características naturales que no se encuentran en otra parte del planeta. La zona es especialmente valiosa para la regulación del clima y el control de las inundaciones, es hogar de la fauna y flora más diversa en donde se registran 324 especies de aves, 903 de reptiles, 470 de peces, 86 de mamíferos y 31 de anfibios; algunas de ellas, como la guacamaya verde oscura, la nutria, el jaguar y el delfín rosado están en peligro. Se cree que en esta región hay diez ecosistemas distintos que albergan 833 especies vegetales. En cuanto a recurso íctico, en el complejo de humedales que componen la zona, se encuentra el 47% de la riqueza de especies registrada en el Orinoco, es decir, el 34% de la riqueza de peces del país[7].

Fauna

Especies representativas de la zona:

  • Mamíferos: zarigüeya lanuda parda (Caluromys philander), zarigüeya (Didelphis marsupialis), marmosa (Marmosa murina), yupatí (Metachirus nudicaudatus), armadillo de nariz grande (Dasypus kappleri), armadillo nueve bandas (Dasypus novemcinctus), ocarro (Priodontes maximus), perezoso bayo (Bradypus variegatus), oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), oso mielero (Tamandua tetradactyla), capuchino de frente blanca (Cebus albifrons), capuchino de cabeza dura (Cebus apella), capuchino llorón (Cebus olivaceus), mono ardilla común (Saimiri sciureus), socayo negro (Callicebus lugens), colimocho (Cacajao melanocephalus), mono aullador rojo (Alouatta seniculus), churuco (Lagotrix lagotricha), ardilla roja del amazonas (Sciurus igniventris), puercoespín arborícola (Coendou prehensilis), chigüiro (Hydrochoerus hydrochaeris), aguti brasileño (Dasyprocta leporina), paca (Cuniculus paca); muerciélagos (Rhynchonycteris naso, Saccopteryx bilineata, Desmodus rotundus, Diaemus youngi, Lophostoma brasiliense, Lophostoma silvicolum, Macrophyllum macrophyllum, Phyllostomus elongatus, Phyllostomus hastatus, Tonatia saurophila y Trachops cirrhosus); ocelote (Leopardus pardalis), tigrillo (Leopardus wiedii), jaguar (Panthera onca), puma (Puma concolor), nutria (Lontra longicaudis), nutria gigante (Pteronura brasiliensis), tapir (Tapirus terrestris), pecarí (Pecari tajacu), venado amaericano (Mazama americana), venado coliblanca (Odocoileus virginianus) y delfín rosado (Inia geoffrensis)[8].
  • Reptiles: rana de casco del casiquiare (Aparasphenodon venezolanus), ranita arbórea de Wavrin (Hypsiboas wavrini), rana lemur gigante (Phyllomedusa bicolor), sapito silvador (Leptodactylus fuscus), ranita enana boliviana (Pseudopaludicola boliviana), babilla (Caiman crocodylus), cachirre (Paleosuchus palpebrosus), guío perdicero (Boa constrictor constrictor), guío negro o anaconda (Eunectes murinus), lagartijo (Anolis auratus), matamatá (Chelus fimbriatus), charapa (Podocnemis expansa), Terecay (Podocnemis unifilis) y morrocoy (Chelonoidis carbonaria)[9].
  • Peces: bocón ornamental (Bryconops collettei), tetra neón (Paracheirodon innesi), guaracú (Leporinus multifasciatus) y bujurca (Laetacara flavilabris); pirañas o caribe (Serrasalmus elongatus, Serrasalmus gouldingi, Serrasalmus nalseni), la copeina (Copella compta); diente perro (Acestrocephalus ginesi), sardinita (Bryconamericus orinocoense), sardinita o tetra (Heterocharax leptogrammus), Heterocharax virgulatus, Iguanodectes gracilis, sardina (Jupiaba atypindi), bagrecito (Henonemus triacanthopomus), corredora (Corydoras punctatus), Hypancistrus debilittera, cucha (Hypancistrus furunculus), cucha punta de oro (Hypancistrus inspector), hipostomo (Hypostomus cf. hemicochliodon), cucha punto diamante (Pseudolithoxus anthrax), Trachycorystes trachycorystes, cuchillo (Gymnorhamphichthys petiti), mojarrita (Apistogramma brevis), mataguaro (Crenicichla cf. lacustris) y cara e caballo (Geophagus gotwaldii)[10].

Flora

Especies representativas de la zona: Entre las especies representativas de la zona es posible encontrar la beringuera (Justicia comata), el marañón (Anacardium occidentale), cedrillo (Tapirira guianensis), carguero (Anaxagorea rufa), imbira (Bocageopsis multiflora), Duguetia dimorphopetala, imbira blanco (Duguetia flagellaris), nagui (Duguetia quitarensis), majaguillo negro (Guatteria duckeana), carguero sabanero (Guatteria maguirei), anón silvestre (Rollinia mucosa), palo de piquiña (Xylopia spruceana), caney (Aspidosperma desmanthum), cabo de hacha (Aspidosperma excelsum), juansoquillo (Molongum lucidum), yaré (Heteropsis oblongifolia), anica (Montrichardia arborescens), cubarrú de espinas (Bactris fissifrons), anime (Protium aracouchini), guaré (Licania licaniiflora), cucharo (Clusia grandiflora), matamatá ripero (Vismia guianensis), coco mono (Eschweilera punctata), entre otras[11].

Uso de los recursos naturales renovables

La alta diversidad de especies presentes en la cuenca del Orinoco les ha permitido a los habitantes del territorio desarrollar formas de manejo diferentes. En particular, los grupos indígenas tienen, desde tiempos ancestrales, sistemas propios de manejo de los recursos que han causado pocos impactos sobre éste. Las comunidades, de acuerdo a su ubicación y sistema de explotación, tienen complejos modos de utilización de las especies, muchas veces con fines medicinales y rituales[12]. De esta manera, los indígenas, en su conjunto, han subsistido gracias al uso alternativo de los recursos de sabana, selva y río, dependiendo de las estaciones lluviosa y seca[2].

Impacto ambiental

Proyectos

El resguardo está afectado por el bloque/contrato CPE5, operado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos[13]. De acuerdo al Mapa de Área Petrolera en Resguardos, de abril del 2011, este está declarado como área de hidrocarburos, susceptible a afectaciones dentro y en áreas adyacentes[14]. En la zona se plantea el Proyecto de Interconexión Inírida-San Fernando de Atabapo (Guainía), el cual está protocolizado y en inicio de ejecución de proyecto[15]. NOTA: Este análisis se hizo al sobreponer el Mapa de Áreas Petroleras dentro de Resguardo con la ubicación del resguardo según mapa del Sistema de Información Geográfico del Observatorio de Territorios Étnicos Recuperado de http://www.etnoterritorios.org/mig/map.phtml

Contaminación

Las fuentes disponibles no aportan información suficiente para establecer las características del resguardo.

Cultivos de uso ilícito

El resguardo pasó de 2 hectáreas de coca, en el 2010, a 8 hectáreas, en el 2011[16].

Planes de manejo y ordenamiento ambiental territorial

Dentro de las estrategias de ordenamiento territorial del Plan de Ordenamiento Territorial del municipio, está aplicar la metodología desarrollada en el diagnóstico del Plan Básico de Ordenamiento Territorial para la identificación de los índices de necesidades físico-bióticas, económicas, socioculturales, político-administrativas y funcional-espaciales en cada uno de los resguardos y zonas urbanas. Estos deben servir para priorizar la inversión, focalizar los recursos y mejorar los niveles de eficiencia y eficacia de la gestión. Así mismo, dentro de las políticas, acciones y programas se encuentra la consolidación de suelos de expansión de protección integral de la ciudad, que comprenden las áreas existentes entre el límite del actual perímetro urbano y los límites de los resguardos que circundan a la ciudad[17].

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 1,8 1,9 SIGOT. IGAC. (2012). Recuperado de http://sigotn.igac.gov.co/sigotn/
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 2,8 idem
  3. IAvH. (1998). Mapa General de Ecosistemas de Colombia (Elaborado por Andrés Etter). Recuperado de http://hermes.humboldt.org.co//ecosistemas/colombia/ecosistemas.php#
  4. Observatorio de Territorios Étnicos. (s.f). Sistema de Información Geográfico -SIG. Recuperado de http://etnoterritorios.org/mig/map.phtml
  5. Ley 2 de 1959. (16 de diciembre de 1958). Congreso de Colombia.
  6. Decreto 2164. (7 de diciembre de 1995). Ministerio De Agricultura.
  7. Amazonas 2030. (2012). Protección de la Estrella Fluvial de Inírida. Amazonas 2030. Recuperado de http://www.amazonas2030.net/en/cruzada-por-la-proteccion-de-la-estrella-fluvial-de-inirida
  8. Ferrer Pérez, A. Beltrán Gutiérrez, M. Lasso C. (2009). Mamíferos de la Estrella Fluvial de Inírida: ríos Inírida, Guaviare, Atabapo y Orinoco (Colombia). Biota Colombiana. 10(1-2), 209 - 218.
  9. Renjifo J. Lasso C. Morales-B M. Herpetofauna de la Estrella Fluvial de Inírida (ríos Inírida, Guaviare, Atabapo y Orinoco), Orinoquia colombiana: lista preliminar de especies. Biota Colombiana. 10(1-2), 171-178.
  10. Lasso C., Usma J. Villa F. Sierra-Q. M. Ortega-L. A., Mesa L. Patiño M., et al. Peces de la Estrella Fluvial Inírida: ríos Guaviare, Inírida, Atabapo y Orinoco (Orinoquia colombiana). Biota Colombiana. 10(1-2), 89-122.
  11. Cárdenas López D. Castaño Arboleda N. Sua Tunjano S. Flora de la Estrella Fluvial de Inírida (Guainía, Colombia). Biota Colombian. 10(1- 2), 1-30.
  12. Sánchez, L. (2003). Caracterización de los grupos humanos rurales de la cuenca hidrográfica del Orinoco en Colombia. (Informe final). Bogotá: IAvH.
  13. Houghton, J. (ed.). (2008). La Tierra contra la muerte. Recuperado de http://www.prensarural.org/spip/IMG/pdf/10383_1_La_Tierra_contra_la_muerte.pdf
  14. Geographiando 2.0. (s. f). Áreas petroleras dentro de resguardo. Recuperado de http://geographiando.hrev.org/2011/05/15/area-petrolera-en-resguardos/
  15. Alianza energética entre Colombia y Venezuela. Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas no Interconectadas-IPSE. (julio 25 de 2011). Recuperado de http://www.ipse.gov.co/ipseactual2013/index.php?option=com_content&view=article&id=387%3Aalianza-energetica-entre-colombia-y-venezuela&catid=193%3Anoticias&Itemid=541&lang=es
  16. UNODC. (2012). Colombia: Monitoreos de Cultivo de Coca 2011. Recuperado de http://www.unodc.org/documents/crop-monitoring/Colombia/Censo_cultivos_coca_2011.pdf
  17. Concejo Municipal de Inírida. (2000). Plan Básico de Ordenamiento Territorial. Recuperado de http://www.google.com.co/url?