Resguardo Potrerito-Doyare

De SMT - ONIC
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Descripción geofísica

Localización geográfica

Está ubicado al occidente del municipio de Coyaima en el departamento del Tolima. Limita al occidente con el municipio de Ortega[1].

Geología estructural

En el área se encuentran:

  1. Formaciones sedimentarias epicontinentales tabulares del Terciario dentro de la depresión tectónica.
  2. Valles mayores de depresiones, algunos con control parcial por pliegues, fallas o fracturas menores[1]

Geomorfología

Relieve

En la zona se encuentran sistemas morfogénicos asociados a: Modelados en sedimentos epicontinentales:

  1. Cerros y mesas en vía de degradación.
  2. Llanuras y valles aluviales.
  3. Valles coluvio-aluviales[1].

Dentro de las formaciones superficiales que ocurren en la zona, se encuentran:

  1. Alteritas heterométricas rojizas.
  2. Depositación de materiales detríticos heterométricos de poco espesor con dominancia de bloques y gravillas.
  3. Depósitos aluviales y coluvioaluviales y rellenos lacustres.
  4. Depósitos de sedimentos aluviales en la parte plana de los valles y coluviales en la parte cóncava[2].

Modelado

En la zona se encuentran:

  1. Cerros y mesas con pendiente media ligeramente plana hasta muy quebrada en las serranías.
  2. Valles con pendiente media plana, con conos terraza, terrazas bajas y cubetas de inundación.
  3. Valles plano-cóncavos con pendiente media plana.

Ocurren procesos de modelado del siguiente tipo:

  1. Escurrimiento superficial difuso y concentrado.
  2. Sedimentación en los lechos principales, derrumbes o desprendimientos en las bermas de las terrazas.
  3. Escurrimiento superficial difuso y subsuperficial con formación de surcos y túneles en los bordes cóncavos.

Los procesos secundarios son:

  1. Degradación irreversible de suelos.
  2. Formación de túneles, surcos y cárcavas en las terrazas altas.
  3. Saltación pluvial en suelos desnudos.

Se encuentran dos tipos de paisaje:

  1. Piedemonte coluvio aluvial con inclinación menor al 12% y drenaje imperfecto a excesivo.
  2. Valle aluvial con inclinación menor al 7% y drenaje imperfecto a excesivo[2].

Hidrografía

Cuencas

El resguardo está ubicado en la cuenca del Alto Magdalena. La escorrentía es de 600 a 1000 mm anuales. Se presentan ambientes sedimentarios y vulcano clástico con buenas posibilidades hidrogeológicas.

Sistemas lóticos

En la zona se encuentran el río Saldaña y las quebradas La Jabonera, La Caja, La Lindosa[3].

Sistemas lénticos

La comunidad se abastece de agua por medio de manas y posos subterráneos[3]

Climatología

Clima

El resguardo está ubicado entre los 0 y 800 metros sobre el nivel del mar y presenta las siguientes características: La temperatura es mayor a 24°C2 La precipitación está entre 1500 a 2000 mm anuales. Los meses de marzo a mayo y de septiembre a noviembre son lluviosos.

Zonificación climática

El clima en la zona es cálido seco[1]

Amenazas naturales

En la zona hay amenaza baja y media por remoción en masa y amenaza sísmica intermedia. Se presentan desertificación e inundaciones frecuentes en las terrazas bajas.

Descripción biótica y ambiental

Características biofísicas

Zonas de vida y biomas

Según el sistema de clasificación de zonas de vida de Holdridge, el área del resguardo corresponde a la zona de vida de bosque seco Tropical (bs-T)[1] Respecto a los biomas, de acuerdo con el Módulo de Información Geográfica del Observatorio de Territorios Étnicos[4] y el Mapa de Grandes Biomas y Biomas Continentales de Colombia[5], el área pertenece al Zonobioma alternohígrico y/o subxerofítico tropical del Alto Magdalena, el cual hace parte del Gran Bioma de Bosque Seco Tropical que en Colombia “ha sido foco de desarrollo agrícola y objeto de una intensa transformación[6] Es importante destacar que con base al Mapa General de Ecosistemas de Colombia, en la zona se encuentran ecosistemas que han sido transformados y corresponden a áreas rurales intervenidas no diferenciadas, con menos del 20% de ecosistemas originales presentes[7].

Áreas para la conservación y traslape con áreas protegidas

El área del resguardo no se cruza con áreas protegidas. Para este resguardo no se encuentra registrada información específica sobre áreas para la conservación. Es importante tener en cuenta que los ecosistemas naturales del área del resguardo se encuentran transformados. Por esto, las iniciativas y las prácticas tradicionales de conservación de los recursos naturales, en la zona, contribuyen a preservar las condiciones de vida de las comunidades indígenas.

Biodiversidad

Introducción

Actualmente, el territorio del municipio de Coyaima se encuentra muy intervenido. El mal manejo de los recursos, principalmente el suelo, la eliminación de zonas boscosas para ampliación de la frontera agrícola y ganadera, y utilización de la madera con fines dendroenergéticos (utilización y comercio) son factores que han disminuido la diversidad florística y faunística de las especies en esta región[8].

Fauna

Especies representativas de la zona: Las especies características del municipio son1:

  • Aves: canario silvestre (Sicalis flaveola), mirla (Turdus ignobillis), atrapamosca (Ciemotriccus fuscatus), cucarachero (Troglodytes aedon), lora (Amazona ochrocephala), azulejo (Thraupis episcopus), bichofué (Pitangus sulphuratus), carpintero (Melanerpes rubricapillus), cardenal (Rhamphocelus dimidiatus), pistolero (Manacus manacus), gavilán (Buteo magnirostris), Martín pescador (Chloroceryle americana), garza común (Bubulcus ibis), perdiz (Colinus cristatus), atrapamoscas (Legathus leucophaius), tórtola (Columbina minuta), garrapatero (Milvago chimachima), gallinaciega (Podager nacunda), águila (Heterospizias meridionalis), cernícalo (Falco sparverius), tres pies (Tapera naevia), colibrí (Chlorostilbon mellisugus), carpintero real (Campephilus melanoleucos), tángara (Dacnis hineata), chirgua gris (Sphorophila schistacea), ajicero (Saltator coerulescens), búho cachón (Rhinoptynix clamator), bienparado (Nyctibius griseus), cuco ardilla (Piaya cayana) y toche (Icterus auricapillus).
  • Reptiles: falsa coral (Pseudoboa newedii), cazadora (Thamnodinastes pallidus), talla x (Bothrops atrox), cascabel (Crotalus durissus), rabo de ají (Squamata Elapidae), coral (Micrurus nigrocintus), iguana (Iguana iguana), camaleón (Bassiliscus galeritus), babilla (Caimán crocodylus), caimán agujo (Crocodylus acatus), morrocoy (Geochelone carbonaria) y mordelona (Podocnemis spans).
  • Mamíferos: chucha (Didelphis albiventris), chucha de agua (Chironectes minimus), armadillo (Dasypus novemcinctus), oso hormiguero (Tamandua mexicana), murciélagos (Rhychonycteris naso, Noctilio leporinus), chimbilá (Glossophapa soricina, Carollia perpicillata), mono aullador (Alouatta seniculus) y morteja (Aotus lemurinos).
  • Peces: raya (Potamotrygon magdalenae), picalón (Pimelodella chagresi), nicuro (Pimelodus clarias), doncella (Ageneiosus caucanus), huilo negro (Astroblepus longifilis), guabina (Rhamdia sebae), peje sapo (Pseudopimelodus bufonius), chucha (Pseudancistrus carnegiei), madre agua (Curimata magdalenae), bocachico (Prochilodus magdalenae), pataló (longirostris Pataló) y sardina (Hyphessonbrycon incostans).
  • Vulnerabilidad:
  • Algunos animales están amenazados como la morteja (Aotus lemurinos) –VU (vulnerable)-, la doncella (Ageneiosus caucanus) –EN (en peligro)- y el bocachico (Prochilodus magdalenae) –CR- (en peligro crítico). Estos dos últimos debido a la pesca intensiva

Flora

Especies caracteristicas de la zona: Las especies representativas de la zona son el aceituno (Vitex cymosa), ame (Zigia jongifolia), anón cimarrón (Rollinia edule), arrayán (Myrcia s.p.), baho (Plathymiscium hebestashium), buche de gallina (Cocoloba uvifera), cabo de hacha (Vuburn cornifolium), cacho de venado (Xilosma spiculeferrum), capote (Machaerium capote), caracolí (Anacardium excelsum), ceiba (Ceiba pentandra), chaparrillo (Petrea arbóreai), chaparro (Curatella americana), chicalá (Tabebula crysantha), ciruelo (Spondias purpurea), congo (Oligantis discolor), coralito (Asdenaria floribunda), dinde (Clorophora tintórea), diomate (Astroneum graveolens), dormilón (Enterolobium ciclocarpun), granadillo (Punica granalum), guacharaco (Cupania americana), guadua (Guadua angustifolia), guamo (Inga marpinata), guanábano (Annona muricata), guásimo (Guazuma ulmifolia), laurel blanco (Nectandra sp.), madronó (Rhedia madroño), matarratón (Gliricidia sepium), mortiño (Ardisia foetida), palma boba (Cyanthea grandifora), palma iraca (Euterppe oleraceae), palma real (Schellea magdalénica), peinemomo (Apeiba aspera), punta de lanza (Vismia dealbata), tachuelo (Santoxilum rhodifolium), varablanca (Tethoorchidium macriphyllumi) y yarumo (Cecropia peltata)[8]

Uso de los recursos naturales renovables

Las fuentes disponibles no aportan información suficiente para establecer las características del resguardo.

Impacto ambiental

Proyectos

El resguardo está afectado por el Distrito Minero Ataco-Payandé, por exploración y explotación de minerales como caliza, materiales de construcción, oro, plata, platino, magnetita, barita, cobre, hierro, zinc[9]. De acuerdo al Mapa de Área petrolera en Resguardos de abril de 2011, el resguardo está declarado como área de hidrocarburos, susceptible a afectaciones dentro y en áreas adyacentes[10] NOTA: Este análisis se hizo al sobreponer el Mapa de Áreas Petroleras dentro de Resguardo y el de Resguardos afectados por exploración sísmica 2D hasta abril de 2012, respectivamente con la ubicación del resguardo según mapa del Sistema de Información Geográfico del Observatorio de Territorios Étnicos recuperado de http://www.etnoterritorios.org/mig/map.phtml

Contaminación

En el Plan Básico de Ordenamiento Territorial (PBOT) municipal se establece que no hay Sistema de Tratamiento de Aguas ni en la Cabecera Municipal ni en ninguno de los asentamientos humanos, presentándose una continua contaminación por vertimiento de aguas servidas sobre las corrientes hídricas que pasan por el municipio[11]

Cultivos de uso ilícito

De acuerdo al mapa de Resguardos y Cultivos de Coca 2011, el resguardo no presenta cultivos monitoreados[12] NOTA: Este análisis se hizo al sobreponer el Mapa de Resguardos y Cultivos de Coca 2011 con la ubicación del resguardo según mapa del Sistema de Información Geográfico del Observatorio de Territorios Étnicos Recuperado de http://www.etnoterritorios.org/mig/map.phtml

Planes de manejo y ordenamiento ambiental territorial

En el Plan Básico de Ordenamiento Territorial del municipio de Coyaima y en el Plan de Desarrollo Municipal 2012-2015, no se establecen lineamientos de manejo y ordenamiento territorial para el resguardo.

Sistemas de organización y formas de gobierno

Gobierno propio y ley de origen

Ejercicio de soberanía sobre el territorio

El espacio habitado por los Pijao en la actualidad corresponde con su territorio ancestral, el lugar en el que vivían antes de la invasión europea, en el que enfrentaron a los conquistadores y donde han padecido la colonización, expropiación y pérdida de sus tierras. La lucha por la recuperación del territorio despojado se ha convertido en el eje que articula a la comunidad; la relación entre los Pijao y su tierra está basada en el sentido de apropiación y pertenencia que nace del conocimiento profundo de la misma; conocerla es la forma principal de ordenarla y defenderla. El conocimiento del territorio Pijao requiere de una comprensión acerca de la división del mundo en diferentes capas habitadas por seres espirituales y sobrenaturales. La mediación de las energías que circulan en estos diferentes niveles del mundo es una de las funciones de las autoridades tradicionales o Mohanes, quienes, a través de diversas prácticas de medicina tradicional, se comunican con los seres de los diferentes niveles para regular el territorio[13].

Autoridades tradicionales: transmisión de autoridad y conocimiento sobre el territorio

El mantenimiento del territorio del pueblo Pijao en el resguardo, requiere de la permanente intervención de sus autoridades tradicionales, pues son los reguladores de las energías que circulan entre los diversos niveles en los que está dividido el mundo. Los médicos tradicionales o Mohanes han sido, desde épocas remotas, los encargados de regular el equilibrio espiritual y social[13]. A pesar de que la figura del Mohán se ha visto transformada debido a procesos de contacto cultural, permanece dentro de la cultura ocupando el cargo de médico tradicional encargado de la curación de enfermedades[14]. Se trata de una persona que, a través de su vida y del diálogo con otros médicos, aprende el manejo de las plantas y la comunicación con los seres espirituales y de la naturaleza; mediante ofrendas de tabaco y aguardiente entabla relación con estos seres sobrenaturales[15].

Instituciones políticas y sociales indígenas

Autoridades y representantes indígenas: elección o designación

La familia es el ente principal en la organización interna del resguardo; sin embargo, la figura de Cabildo es entendida como la autoridad máxima y la forma política de representación legal; además, funciona como el canalizador de las iniciativas presentadas por el resguardo, así como de las propuestas elaboradas por actores ajenos al mismo. El Cabildo es elegido por sus miembros para desempeñar estas funciones por un período de un año[13]. La junta del cabildo es elegida mediante voto popular en asamblea por un periodo de un año y está conformada por el Gobernador, Gobernador Suplente, Secretario, Tesorero, Alcalde Mayor, Alguacil, Fiscal y Comisario. El Gobernador del Cabildo es el representante legal de su comunidad y tiene como función mediar entre los intereses del resguardo y las propuestas de las instituciones gubernamentales y privadas.

Espacios y acciones de reclamación y reconocimiento de derechos

El resguardo, representado por su Cabildo, es filial del Consejo Regional Indígena del Tolima CRIT; esta organización nació hace aproximadamente 35 años como respuesta a la difícil situación de despojo de tierras en la que se encontraban las comunidades indígenas del Departamento. Uno de los resultados de su lucha es la recuperación de 223.000 Hectáreas para 44 de las 100 comunidades que integran el CRIT. En la actualidad el trabajo de la organización está encaminado a responder eficazmente a las necesidades de las comunidades de base, por medio de la implementación de diferentes programas en alianza con diversas entidades estatales y de Amnistía Internacional. Por ejemplo, en el ámbito del conflicto armado se han desarrollado mesas de trabajo entre las comunidades indígenas afectadas por los hechos violentos y la Red de Solidaridad Social. Además, se han creado programas de formación en distintos campos como la Jurisdicción Especial Indígena, Derechos Humanos o Planificación del Desarrollo Comunitario. También, se ha adelantado un fuerte proceso de fortalecimiento identitario en las comunidades de base, así como procesos de movilización y visibilización que comprometen a diversos sectores sociales en el país[16]. Por otro lado, es necesario mencionar que con el tiempo han surgido otras organizaciones distintas del Consejo Regional Indígena del Tolima, como la Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima ACIT, la Federación de Cabildos Autónomos del Tolima FICAT y la Asociación de Resguardos Indígenas del Tolima ARIT. Estas entidades agrupan a diferentes resguardos del Departamento y han alcanzado un fuerte nivel de legitimidad y visibilidad a nivel local y supra-local. Su historia también está marcada por la constante lucha y denuncia de las violaciones a los Derechos Humanos en contra de las comunidades que representan, así como de movilizaciones a nivel nacional[17]. Todas estas organizaciones han tenido que enfrentar a lo largo de su historia atropellos y señalamientos[18], así como la persecución y asesinato de varios de sus líderes[19]. Así mismo, el resguardo cuenta con otros espacios de representatividad a nivel local y regional; en el plano regional, se desataca la consolidación de una empresa prestadora de salud indígena; la EPSI PIJAOSALUD, creada por indígenas, cuenta con un reconocimiento regional y nacional gracias a su gestión y efectiva articulación de los sistemas de salud tradicional y occidental; además de su importancia como logro de la población Pijao para defender sus derechos a la autonomía y participación en los servicios de salud[20].

Jurisdicción especial indígena

El resguardo forma parte de un fuerte proceso de consolidación y reconocimiento de los sistemas de gobierno y de justicia propia del pueblo Pijao; a través de las luchas por la inclusión y la participación indígena en este tema se ha logrado afianzar la aplicación del fuero indígena en los niveles local, zonal y regional. Para el caso local, el resguardo cuenta con sus propias instancias de aplicación de justicia: la Asamblea y la Junta de Cabildo, en las que se atienden problemas menores como violencia familiar y disputas por territorio[14]; en el nivel zonal, existe una Casa de Justicia Indígena en cada Municipio, que atiende y concilia los conflictos mayores. Finalmente, el Tribunal Superior Indígena del Tolima se reconoce como la instancia regional que, desde 2001, es responsable de la mediación en aquellos casos que han sido remitidos a la justicia ordinaria2, resolviendo además los conflictos que no han sido solucionados en los planos locales y/o zonales[21]. El Tribunal Superior Indígena del Tolima está conformado por representantes indígenas de los diferentes municipios, esto para fortalecer y fomentar la participación de todas las comunidades y resguardos; con este objetivo se realiza un congreso cada año, una Junta Directiva cada año, una Asamblea de Gobernadores cada seis meses, además de reuniones de zona y concejos municipales que se reúnen permanentemente. El Tribunal surgió como iniciativa indígena para la administración de la justicia propia, debido a los diversos conflictos de jurisdicción e impunidad presentados con la justicia ordinaria[21]

Relación con actores e instituciones no indígenas

Autoridades e instituciones estatales y privadas

En el marco de los procesos de reconocimiento de derechos, inclusión y articulación de los planteamientos propios con las políticas institucionales, el resguardo, representado por su Cabildo, entabla relaciones de concertación y mediación con una serie de instituciones que hacen presencia en su territorio:

  • Alcaldía Municipal: El resguardo está en la jurisdicción del Municipio de Coyaima, esta entidad territorial es la encargada de la entrega anual de los fondos del Sistema General de Participación, SGP. Además, el gobierno municipal plantea en el Plan de Desarrollo 2008-2011, diferentes líneas de acción y proyectos para el mejoramiento de las condiciones socio-económicas del resguardo, fomentando la participación comunitaria y promoviendo el trabajo concertado con las autoridades y líderes indígenas, contribuyendo así a la consolidación de los procesos organizativos y de gobierno del resguardo[11].
  • Distrito de Riego Triángulo del Tolima-INCODER-Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural-CORPOICA-FONADE: Los indígenas Pijao del Sur del Tolima enfrentan desde hace años una difícil situación debido a la aridez del suelo en su territorio, por este motivo han presentado solicitudes y propuestas al Gobierno Nacional que permitan una solución pronta a esta situación que pone en riesgo la soberanía alimentaria y la gobernabilidad de su territorio tradicional[22]. Es así como en el año 2005 se dio inicio a la ejecución del Proyecto Distrito de Riego Triángulo del Tolima, como una estrategia para detener la erosión y degradación de los suelos. El proyecto tiene como objetivo la construcción de una represa que garantice el abastecimiento de agua para el consumo humano y para los sistemas agrícolas de la región. A pesar de los beneficios anunciados por las entidades que lideraron el proyecto y sus ejecutores, el pueblo Pijao ha denunciado diversas inconsistencias en el proceso de consulta y desarrollo de esta iniciativa; durante el período de consulta previa se realizaron una serie de acuerdos que incluían la no intervención de lugares sagrados para el pueblo indígena, no obstante estos acuerdos han sido desconocidos y transgredidos
  • Los habitantes del resguardo han denunciado los múltiples impactos ambientales y sociales que ha generado la construcción de las obras que conforman el Triángulo del Tolima; además de los problemas que esto ha generado en su territorio, como la inundación de cultivos y la contaminación de fuentes de agua, se ha presentado una grave descomposición del tejido social, como producto de la llegada de personas de otras regiones que trabajan en las obras y que han intervenido la dinámica propia de las comunidades, por ejemplo desequilibrando los lazos familiares, causando divorcios y abandono de niños[14]. Es preciso anotar entonces las negativas consecuencias de la ejecución de las obras del Distrito de Riego, que han afectado la organización social/familiar y han desarticulado las estructuras propias del resguardo.
  • CORTOLIMA: La Corporación Autónoma Regional del Tolima, como autoridad ambiental reguladora de la región, establece en su Plan de Acción 2007-2012, las estrategias para relacionarse con las autoridades indígenas del Pueblo Pijao. En el documento se propone la articulación de las dos instancias para el fortalecimiento organizativo indígena, mediante intercambios culturales de las diversas formas de manejo ambiental, incluyendo esta temática en las consideraciones de los proyectos etnoeducativos[23].
  • Ministerio del Interior-Unión Temporal Canales 2010: Ante la solicitud de la Unión Temporal, el Ministerio expidió una Certificación en la que declara la presencia del resguardo en la zona de interés para la ejecución del proyecto “Construcción de canales principales, estructuras, componentes y obras complementarias del Distrito de riego Triángulo del Tolima”. En el documento se indica a la empresa que debe iniciar el proceso de consulta previa con las autoridades del resguardo[24].

Relaciones interétnicas

En la actualidad el resguardo sostiene una relación problemática con la población no indígena asentada en el territorio. Impulsados por la construcción del Distrito de Riego Triángulo del Tolima, han llegado a la zona personas provenientes de diferentes regiones buscando su contratación para realizar los trabajos implícitos en la ejecución de este proyecto. La llegada de los trabajadores ha desencadenado procesos de descomposición familiar que han obligado a las autoridades del resguardo a enfrentar la situación, cuyo principal impacto negativo es que la presencia de estas personas, ajenas al reguardo, afecta la organización local y desequilibra las estructuras familiares que representan la base organizativa del resguardo[14]

Actores armados

El resguardo está en medio de un importante corredor de movilidad que comunica la parte sur del Tolima con los Departamentos de Cauca, Valle, Meta, Caquetá y la región del Eje Cafetero. Su ubicación en medio de las cordilleras oriental y central, ha sido de gran interés estratégico para los grupos armados ilegales, que encuentran en la zona un lugar de abastecimiento y de tránsito entre las diferentes regiones del país. La guerrilla de las FARC ha hecho presencia a través del Comando Conjunto Central (CCC) Adán Izquierdo, mientras que los grupos de Autodefensas tuvieron gran impacto en el control territorial, debido a sus intereses asociados con la protección de cultivos de amapola. A pesar de que este grupo participó en los procesos de desmovilización acordados con el Gobierno Nacional, luego de las negociaciones surgieron nuevas bandas criminales, derivadas de esta organización, que operan en la región y continúan ligadas con negocios ilícitos y con la prestación de servicios de seguridad privada[25]. El enfrentamiento entre los diferentes grupos armados ha desencadenado graves consecuencias para la población Pijao, que se encuentra en medio del conflicto; algunos líderes y autoridades indígenas han sido asesinados, desaparecidos y amenazados[26].

Resguardos fronterizos

No aplica.

Uso, vocación y potencialidades de los suelos

Suelos

Características de los suelos

En la zona se encuentran suelos con las siguientes características:

  1. Profundos y muy superficiales, bien drenados, de reacción neutra, muy pobres en materia orgánica, de capacidad catiónica de cambio alta, saturación total de bases muy alta, saturaciones de calcio y magnesio muy altas y disponibilidad de fósforo para las plantas baja, fertilidad moderada[27].
  2. Superficiales, bien drenados, ligeramente ácidos, bajos en contenidos de materia orgánica, capacidad catiónica de cambio baja, bases totales y saturación de bases medias, niveles de fósforo disponible para las plantas muy bajo y en fertilidad también[2]

Condiciones actuales

Intervención: La vegetación natural ha sido sustituida por pastos para la explotación ganadera extensiva[27] Fenómenos de degradación en los suelos del resguardo: Procesos erosivos moderados (de origen hídrico y/o eólico)[2].

Vocación y recursos alternos

Utilidad

Intervención: La vegetación natural ha sido sustituida por pastos para explotación de ganadería extensiva y a cultivos comerciales tecnificados de arroz, sorgo y algodón[27]<. Su uso debe estar orientado a la explotación forestal y la ganadería controlada, mediante el establecimiento de pastos de corte en las tierras con menores pendientes. Fenómenos de degradación en los suelos del resguardo: Procesos erosivos moderados (de origen hídrico y/o eólico).

Recursos minerales

En el municipio de Coyaima, en donde se encuentra el resguardo, hay actividad minera de extracción de oro (proyecciones estimadas de 770g) y plata (entre 20g y 6kg). No se reportan yacimientos ni explotaciones mineras de platino[28].

Importancia, uso y aprovechamiento actual

Prácticas productivas-UAF

Autóctonas: Las formas tradicionales de trabajo están divididas en familiar y colectiva. La primera de ellas es la de mayor relevancia, ya que gran parte de las labores productivas son esencialmente ejecutadas por la familia. Al interior de ésta, las mujeres y los niños realizan labores de tipo “casero”, encargándose del cuidado de la huerta familiar, el mantenimiento de los animales domésticos y del aprovisionamiento de agua y leña. El hombre, por su parte, desarrolla actividades comunitarias y colectivas, además de intervenir en los trabajos de cultivos de pancoger[29]. Entre las labores colectivas tradicionales subsisten el convite y la mano devuelta. En la primera, el indígena invita con abundante comida y chicha a sus vecinos o parientes para faenas de construcción como el entechado y la embarrada de la casa; la mano devuelta, por su parte, la preparan entre parientes y/o vecinos que a manera de rotación trabajarán en grupo en cada una de las parcelas. Allí desarrollan actividades de limpia y siembra de sus cultivos básicos (maíz, cachaco y yuca) porque para los cultivos comerciales no se organizan trabajos tradicionales[2] Agrícolas y pecuarias: La agricultura es la principal actividad entre los indígenas, con carácter rotatorio definido por las épocas de lluvias. La primera siembra es en febrero y marzo, y la recolección se hace entre los meses de junio y julio; la segunda siembra es entre agosto y septiembre, y su recolección entre diciembre y enero. A principios del verano se tumban los rastrojos y los bosques alrededor de las vegas de los ríos y poco antes del invierno se quema la vegetación tumbada para sembrar con la primera lluvia. Después de tres cosechas, se deja crecer el monte y se abre una nueva roza. En la actualidad los sistemas de agricultura tienden a ser estacionarios, debido a que antes de cuatro años se debe volver a la misma roza, así no se haya recuperado completamente el suelo y la vegetación. El 95% de la superficie está cultivada con maíz, yuca y plátano. Son la base de la alimentación indígena y en pocas ocasiones se siembran utilizando abono, que sólo se utiliza en cultivos industriales como sorgo, arroz y algodón, poco sembrados debido a los gastos que representan en la preparación del terreno, abonos y plaguicidas. En escala menor, se cosechan fríjol maicero, ajonjolí y frutas como melón, mango, patilla y cítricos. La segunda actividad económica es la ganadería tanto bovina como de especies menores, combinada con la cría de aves de corral, éstas dos últimas son trabajo primordialmente femenino y significan ganancias familiares ocasionales. La ganadería es una labor exclusiva masculina desarrollada familiar y comunitariamente. Algunas familias tienen entre una y dos reses, ovejas y cerdos que casi nunca consumen porque son destinados a la venta con la que obtienen dinero y suplen algunas necesidades básicas. En este sentido el aporte proteínico a la dieta alimenticia es mínimo y es suplida por el consumo de huevos y pescado. La pesca se practica en períodos de verano en las lagunas o jagüeyes, ríos y quebradas; es una actividad totalmente artesanal practicada con atarraya, frecuentemente hecha por el pescador en hilo de algodón o pita. También emplean hilo y anzuelo3. Unidad Agraria Familar (UAF): Comúnmente cada familia tiene, en promedio, de una a dos hectáreas de terreno individual, de las cuales, aproximadamente, media hectárea es cultivable, ya que una vasta parte de los terrenos indígenas son tierras quebradas o de peñas. Las fértiles vegas como las de los ríos Saldaña y Magdalena no están en poder de los indígenas sino de propietarios que las tienen destinadas para cultivos industriales o para ganadería extensiva[2]

Plan de desarrollo

Impactos en los territorios indígenas

En el documento del Plan de Desarrollo Municipal se contempla mejorar las condiciones socioeconómicas de la población indígena mediante su inclusión a los programas sociales, culturales y de infraestructura[30]. El Megaproyecto del sistema de riego “Triangulo del Tolima” afecta directamente a las comunidades indígenas de la zona sur del Tolima, por lo que es preciso que éstas analicen su situación de uso y tenencia de la tierra para formular ideas que se incorporen al megaproyecto, buscando el beneficio colectivo de todos los pobladores de esta zona[31].

Estrategias de conservación

Para la conservación de los suelos, se recomienda: Proteger algunas zonas que aún conservan vegetación natural y fomentar la siembra de árboles en las áreas con pendientes fuertes y a orillas de caños y quebradas[27]. Proteger las zonas próximas a los nacimientos de los ríos y las quebradas para favorecer la regeneración espontánea de la vegetación. Se debe reforestar con especies resistentes a la sequía y realizar obras de prevención de la erosión tales como gaviones, trinchos y zanjas de infiltración o banquetas.

Planes de vida

En el Plan de Vida del Pueblo Pijao se propone:

  • Controlar los recursos naturales en su territorio.
  • Luchar por el reconocimiento y cumplimiento pleno de sus derechos por parte de la legislación nacional.
  • Implementar un sistema de producción sostenible en las áreas.
  • Fortalecer las Unidades Agroecológicas Familiares Indígenas (UAFI) ya existentes y ampliar la cobertura a nuevas familias.
  • Implementar un sistema pecuario sostenible para la ganadería y las especies menores[32]


Demografia

Estructura, densidad y distribución poblacional

Censos y proyecciones

La población de Potrerito Doyare pertenece al pueblo Coyaima-Natagaima (también denominados Pijao). El censo DANE del 2005 reportó 58.810 personas autoreconocidas como pertenecientes al pueblo Coyaima-Natagaima, que representan el 4,2% de la población indígena de Colombia. Este pueblo se concentra en el departamento de Tolima en donde habita el 90,1% de la población, en los municipios de Coyaima, Ortega y Natagaima.

Pueblo Indígenas autoreconocidos en el censo del 2005 Porcentaje población indígena nacional
Coyaima-Natagaima (Pijao) 58.810 4,2 %

El municipio de Coyaima –Tolima-, según el Censo Nacional del 2005 del Departamento Nacional de Estadística –DANE- registró una población indígena de 21.575 que corresponde al 76.90% de la población del municipio. En 1997 se realizó la constitución del resguardo por parte del Instituto Colombiano de Reforma Agraria por medio de la cual le adjudicaron 558 hectáreas a la comunidad. La población del resguardo según: Resolución de constitución número 006 de 1997 –INCORA-: La comunidad estaba conformada por 599 personas agrupadas en 79 familias; de los cuales 297 son hombres (49,5%) y 302 mujeres (50,5%). El Censo Nacional de 2005 del DANE: reportó 619 indígenas en el resguardo. Proyección estadística a 2012 –DANE-: se estima que para este año la población indígena del resguardo asciende a 649 personas. La densidad población con respecto al año en el que se constituyó el resguardo correspondía a 0,93 hectáreas por habitante, y con base en la proyección poblacional del DANE para el año 2012, esta densidad es de 0,85 hectáreas por habitante. Relación poblacional del resguardo respecto al pueblo indígena:

Poblamiento y distribución espacial de la población

Los pijao del Sur del departamento del Tolima, como se autodenominan los indígenas pertenecientes a este pueblo, se ubican en pequeñas parcialidades en los municipios de Coyaima, Natagaima, Ortega, Chaparral y San Antonio. La comunidad de Potrerito-Doyare se halla asentada la vereda Doyare, jurisdicción del municipio de Coyaima, departamento del Tolima. Los pijaos conservan un patrón de asentamiento disperso en pequeños poblados o parcialidades. La vivienda indígena pijao es similar a la del campesino tolimense, consta normalmente de dos habitaciones que se usan como dormitorios y la cocina que por lo general es una construcción aparte, entre la cocina y los dormitorios hay un lugar llamado sanjuanera en donde hay un techo y troncos para colgar hamacas, es un lugar común de reunión social[33].

Sistemas de parentesco

Parentesco

La base de la organización social es la familia, que constituye el núcleo de la comunidad, los vínculos de las relaciones de parentesco por consanguinidad y afinidad prevalece un alto grado entre las familias de la parcialidad, así como las estructuras ancestrales de residencia y herencia que aún persisten. Movimientos migratorios y desplazamientos Migración y desplazamiento La violencia contra los indígenas se agudiza a partir de 1945, culminando con el despojo de casi la totalidad de sus tierras, la desintegración social y cultural, la migración y los desplazamientos masivos de la población indígena. Muchos indígenas a su regreso enfrentan el desconocimiento como grupo étnico y la invasión de su antiguo territorio por nuevos moradores que van desde campesinos pobres hasta grandes hacendados. Todos estos elementos matizan un nuevo período histórico cuya característica principal es la reconformación social y territorial, al igual que el surgimiento de luchas agrarias indígenas. Las ideas de Quintín Lame renacen a la sombra de la Asociación de Usuarios Campesinos, ANUC, pero sólo florecen con la consolidación del Consejo Regional Indígena del Tolima, CRIT, durante el Primer Congreso Indígena del Tolima, en 1982. Si bien es cierto que anterior a esta fecha se llevaron a cabo importantes acciones de reivindicación cultural y unificación política, fue sólo con la conformación del CMI se consiguió canalizar los esfuerzos organizativos de las comunidades, que gradualmente lograrían mayor conciencia de su situación social, económica y cultural. La recuperación y el saneamiento de las tierras de los resguardos, la consolidación de cabildos, la implementación de programas en pro de la educación, la salud y el desarrollo económico comunitario, han sido algunos de los derroteros seguidos por la organización indígena. Sin embargo las persecuciones, la violencia selectiva contra los líderes indígenas, la división entre organizaciones indígenas del sur del Tolima como la misma desarticulación sociocultural de las comunidades, son elementos que limitan los caminos hacia el bienestar y equilibrio social de las comunidades indígenas Coyaima y Natagaima[34].

Vulnerabilidad poblacional

El pueblo Pijao se vio afectado mayormente por los procesos de conformación de latifundio ganadero en los territorios de ocupación tradicional, y, en la década del 50, por la violencia partidista que tuvo su epicentro en el departamento del Tolima. “La violencia contra los indígenas se agudiza a partir de 1945, culminando con el despojo de casi la totalidad de sus tierras, la desintegración social y cultural, la migración y los desplazamientos masivos de la población indígena. Muchos indígenas a su regreso enfrentaron el desconocimiento como grupo étnico y la invasión de su antiguo territorio por nuevos moradores que iban desde campesinos pobres hasta grandes hacendados. Todos estos elementos matizaron un nuevo período histórico, cuya característica principal fue la reconformación social y territorial, al igual que el surgimiento de nuevas luchas agrarias indígenas[35] Según el diagnóstico de la situación del pueblo Pijao del Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH (2010), en la actualidad, los territorios que habitan –los pijao- son escenario de disputa entre actores armados ilegales, lo cual ha generado una serie de violaciones de sus derechos fundamentales que se expresan en homicidio, desplazamiento forzado, hostigamiento y pérdida constante de identidad y autonomía. Asimismo, y dentro del marco del plan de vida del pueblo se establecieron como grandes problemáticas para la supervivencia cultural, la pérdida de los saberes y las prácticas tradicionales y la necesidad de mayor atención por parte del Estado. Las comunidades indígenas que se encuentran asentadas en el municipio de Coyaima, comparten un cuadro de vulnerabilidad que se caracteriza por: Deficiencia en la prestación de servicios de saneamiento básico Problemas de sanidad debido a la exposición de aguas residuales Deficiencia en la calidad del agua –no potabilizada- “El acueducto normalmente es una manguera conectada a un nacimiento de agua que requiere de la constante revisión de la comunidad. El agua no es tratada de ninguna forma y para ser utilizada por la comunidad debe ser hervida, aunque la mayoría de personas optan por usar para el consumo el agua que compran en bolsas o en botellones2” Contaminación de los recursos hídricos cercanos a las comunidades indígenas Vías de comunicación en pésimo estado Viviendas en pésimas condiciones Hacinamiento en las viviendas Precaria prestación del servicio de salud para la población pijao del sur del Tolima Presencia de enfermedades en la población relacionadas a la condición de las viviendas y salubridad (persistencia de la enfermedad de Chagas, cuyo insecto transmisor (pito) vive en los techos de palma de las viviendas indígenas a pesar de las campañas por parte de las secretaria de saneamiento ambiental, debido a la carencia de vivienda) Déficit de infraestructura educativa –escuelas y colegios- Pérdida de conocimiento ancestral Vulnerabilidad alimentaria debido a acciones en los territorios indígenas, como el distrito de riego del “Triangulo del Tolima” y extracción petrolera Aunado a este cuadro de vulnerabilidad, entidades gubernamentales como el Instituto Colombiano de Bienestar familiar –ICBF- , afirman que en el Tolima la población indígena de Coyaima y Natagaima son las que registran (a nivel departamental) la mayor vulnerabilidad y riesgo en condiciones de salubridad y nutrición que atenta contra la vida de los menores, expresada en altas tasas de desnutrición y mortalidad infantil[36].

Seguridad y soberanía alimentaria

Seguridad alimentaria

Producción y consumo: La economía de la comunidad se sustenta en el sector agropecuario, sobresaliendo la agricultura por la producción y la generación de empleo. Los adultos de ambos sexos trabajan las parcelas, cultivando pancogeres como maíz, yuca, plátano, chachaco, frijol, frutales especialmente para el consumo familiar y en menor escala producen ajonjolí, sorgo, soya y algodón, que venden en los centros urbanos de Coyaima, Espinal y El Guamo. El sector pecuario es incipiente, debido a las limitaciones de la fertilidad de los suelos y la carencia de créditos; es importante resaltar la cría de animales menores como cabras, cerdos, aves, tanto para el consumo como para la comercialización. “La mayoría de los habitantes de Coyaima, Natagaima y Ortega son indígenas. Hoy, estas comunidades nuevamente enfrentan otra fuerte sequía; proceso local, que en el marco del cambio climático global amenaza la supervivencia y permanencia de los Pijao en el territorio. Desde el mes de abril, del presente año (2012), se vienen secando los cultivos, se disminuyeron las fuentes de agua hasta el agotamiento de varias de ellas. Decenas de animales ya han muerto por falta de agua y alimento. Una de las primeras consecuencias de esta sequía es la pérdida de las cosechas del primer semestre de 2012, lo que genera desde ya una hambruna generalizada que amenaza la supervivencia de miles de habitantes de este territorio, sino se realizan acciones pertinentes. Esta problemática ambiental puede significar la salida de miles de personas del territorio, incluso de manera definitiva. La falta de agua representa la pérdida de los pocos bienes de las familias indígenas y campesinas. Las semillas tradicionales, constituyen una de las pérdidas más sensibles, al igual que los animales criollos, la cosecha de productos para la alimentación y las casas que se deterioran por la intensidad del viento y sol tan fuertes[37]

Soberanía alimentaria

Autonomía Alimentaria: La zona sur del departamento del Tolima, en especial las tierras bajas de los valles del Saldaña y Magdalena donde se encuentran los grupos Coyaima y Natagaima, presentan condiciones agroecológicas críticas: fuerte inclinación a la erosión, terrenos con afloramiento rocoso, salinos y ácidos; estaciones climáticas con tendencia seca donde en las épocas de lluvia los intensos aguaceros barren y arrastran las capas de suelo. Además, el inadecuado manejo de las prácticas extensivas de ganadería, el desplazamiento de prácticas agrícolas de rotación, la utilización de herbicidas y abonos químicos en los cultivos de tipo industrial como arroz, algodón y sorgo; las técnicas de tala y quema pero ante todo el despojo de las tierras productivas de los resguardos, son factores que limitan fundamentalmente la economía indígena a la subsistencia y a la relativa dependencia de productos comerciales de consumo básico. La relación que sostienen los indígenas con su economía está singularmente vinculada a las formas de propiedad; para este caso las relaciones de tenencia se caracterizan en dos sentidos; uno al interior de las comunidades que poseen tierras recuperadas y otro en las comunidades sin terrenos adjudicados o con terrenos colectivos, en ambos casos la posesión de tierra es escasa y no alcanza a suplir las necesidades productivas de la familia y el grupo. En las parcialidades con territorio recuperado, la distribución de parcelas se hace entre los comuneros que “permanecieron en la lucha”, es decir, se adjudica a los indígenas que realizaron la recuperación o “invasión” de la finca del terrateniente o a los que estuvieron atentos y cohesionados en espera de la entrega de la tierra solicitada al Incora. Los comuneros pueden conservar sus antiguas parcelas, si las tuviesen. Generalmente, dentro de estas parcialidades se mantiene un terreno comunitario donde se llevan a cabo prácticas agrícolas colectivas o se desarrollan proyectos productivos de interés comunitario[34]

Salud y educación

Salud Las comunidades indígenas del Tolima se caracterizan por tener conocimientos en medicina tradicional indígena, especialmente los Nasas y las Pijaos. En los talleres adelantados por la Defensoría del Pueblo, recordaron que en la década de 1990 realizaron investigaciones con los ancianos y practicantes de esta medicina tradicional para rescatar y fortalecer la medicina ancestral a través de su difusión entre las comunidades como forma de no dejar desaparecer los sistemas médicos propios de estos pueblos. La medicina tradicional de estos dos pueblos está estrechamente relacionada con la cosmogonía y la cosmovisión de la creación del mundo y ha jugado un papel fundamental en sus formas de organización. Relacionaron como practicantes de medicina tradicional a parteros y parteras, sobanderos y sobanderas, y yerbateros y yerbateras. Según lo comentaron en las reuniones adelantadas, los médicos tradicionales plantean la enfermedad como un desequilibrio de las relaciones del hombre con la naturaleza y entre los mismos hombres. Como principio general para las curaciones los médicos indígenas tradicionales utilizan plantas. Educación Hay particular preocupación respecto a este derecho fundamental establecido en la Constitución Política, leyes reglamentarias y diferentes convenios internacionales suscritos por Colombia (169 de la OIT, Ley 21 de 1991, Ley 115 de 1994 y Decreto 804 de 1995). Entre las principales causas de vulneración del derecho a la etnoeducación que señalaron los líderes indígenas del departamento del Tolima están: •La no aplicación a la normatividad vigente para garantizar el derecho a la etnoeducación. Especialmente Defensoría del Pueblo en los municipios con población indígena. •En la mayoría de las escuelas de estas localidades el año lectivo se inicia en junio, es decir que solo reciben clases el último semestre del año lectivo. Reportan que esta circunstancia se debe a la falta de presupuesto para vincular docentes en la modalidad de órdenes de prestación de servicios, OPS. Los contratos para la prestación de servicios educativos en las comunidades se celebran sin dar prelación a los miembros u organizaciones de los mismos. •Los centros de educación de algunos resguardos indígenas son inadecuados para que los niños indígenas reciban capacitación. •No se consulta ni concerta con las autoridades de las entidades territoriales indígenas y de los grupos étnicos la celebración de contratos para la prestación del servicio educativo en sus comunidades, creando inconformidad con la contratación celebrada, al parecer de manera irregular, por la Gobernación del departamento del Tolima.

Oferta institucional

Oferta institucional

Estatal

La gobernación del Tolima a través de su Plan de Desarrollo Unidos por la Grandeza del Tolima” 2012 – 2015 contempla un enfoque poblacional y de garantía de derechos el cual es el centro de atención prioritaria del plan hacia los cuales están dirigidas las acciones del Gobierno Departamental. Se contemplan los niños, niñas y adolescentes, los jóvenes, los hombres y mujeres, los adultos mayores, las etnias y la población en condiciones especiales en la cual incluye a las personas en situación de discapacidad, de desplazamiento forzado, en proceso de reintegración y LGBTI. Este Desarrollo social incluyente y equitativo pretende disminuir los índices de pobreza en especial aquellos grupos poblacionales y diferenciales que se encuentran en situación de extrema pobreza y marginalidad, tengan oportunidades de acceso a todos los servicios sociales. La firma del denominado Contrato Plan del Sur del Tolima, el permitirá invertir en los próximos años una suma cercana a los 900 mil millones de pesos. Los recursos, provenientes en su mayoría del Gobierno Nacional (76.4%), serán destinados a satisfacer necesidades de la población y el territorio de los municipios de Ataco, Chaparral, Coyaima, Natagaima, Ortega, Planadas, Rioblanco y Roncesvalles, los cuales tienen un alto índice de necesidades básicas insatisfechas y presencia mayoritaria población indígena. El presidente del Consejo Regional Indígena del Tolima, ve como positiva la presencia y firma del contrato Plan del Sur del Tolima, que permitirá la llegada de altas inversiones en seguridad alimentaria, electrificación, salud y educación para la población indígena de esta conflictiva zona del departamento del Tolima.

Organizaciones indígenas

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE INDÍGENAS DEL TOLIMA – ACIT: Organización Indígena que busca el fortalecimiento y consolidación y apropiación de cabildos y comunidades en lo organizativo, administrativo, social, cultural, económico, ambiental y político en la construcción de sus espacios de poder y liderazgo y logros en la reivindicación, autonomía y jurisdiccionalidad indígena en los territorios Pijao y Páez del Tolima, mediante acciones que permitan la pervivencia como pueblo indígena y el cumplimiento de los objetivos.[38]

ONG y organizaciones privadas

La corporación “Hecho en el Tolima”, pretende conservar las tradiciones indígenas mediante el establecimiento de una unidad productiva agropecuaria y turística denominada LA GRAN MALOKA INDIGENA PIAJO donde 750 familias indígenas puedan trabajar y producir su propio alimento y sea una fuente permanente de generación de ingresos. Que de igual forma contribuya al desarrollo agroturístico del departamento del Tolima aprovechando que la cultura indígena posee tradiciones ancestrales que despiertan el interés a visitantes nacionales e internacionales.[39] La Asociación de Mujeres Indígenas del Tolima “ASMIT”, es una organización sin ánimo de lucro de mujeres indígenas incluyendo a la familia principalmente niños Y niñas, que trabaja en el rescate de la cultura autóctona Pijao, Medicina Tradicional, en la defensa de los Derechos Humanos, en la soberanía Alimentaria, en la incidencia política y participación, en la elaboración de las políticas públicas para mujeres y comunidades indígenas, Valores trabajando en pro de las mujeres y para las mujeres.[40] La FUNDACIÓN AID TO ARTISANS COLOMBIA (ATA) – PROTECCIÓN DE DERECHO A LA CULTURA E IDENTIDAD: Aid to Artisans es una organización americana multinacional que apoya el sector artesanal en países en vía de desarrollo, trabajando en diseño y desarrollo de producto, fortalecimiento empresarial y generación de ingresos mediante la participación en ferias y enlaces con el mercado nacional e internacional.

Agencias de cooperación internacional

La cooperación internacional hace presencia en territorio desarrollando proyectos en beneficio de las comunidades como lo es la ayuda solidaria para mujeres indígenas cabeza de familia, en cabeza de la FAO que busca crear una microempresa indígena de cría de pie porcícola para mujeres cabeza de hogar, para mejorar condiciones de nutrición y de ingreso de sus familias. La Unión Europea como contribución a la construcción de la paz y la reconciliación en Colombia realiza el apoyo directo a las víctimas del conflicto, fortaleciendo el estado de derecho y promoviendo respeto para los derechos humanos en el país.[41]

Aspectos jurídicos y legales

Trámites y necesidades en materia territorial

Históricamente los Pijaos han habitado grandes extensiones de territorio en el Departamento del Tolima, teniendo que enfrentar diversas guerras durante el período de la Conquista. Dichos conflictos, sumados a distintos procesos socioeconómicos de la región, determinaron una constante inestabilidad en la autonomía territorial de las comunidades indígenas, que es fundamental para el desarrollo de su forma social y de sus costumbres ancestrales[42]. Dicha autonomía implica el derecho propio de cada comunidad para ejercer control social y territorial, en el sentido descrito por Esther Sánchez Botero: “El concepto de autonomía, en el marco de un Estado-Nación, no significa “independencia”, “soberanía”, “ni entidad aislada”. Es el reconocimiento a la diferencia respecto a la ocupación de un territorio regido por principios especiales. […] El Concepto de autonomía se extiende a la posibilidad de realizar la diferencia en valores, en visiones del mundo, en formas propias para definir y alcanzar horizontes de bienestar para regularse y auto gobernarse con igualdad de reconocimiento y estatus que otras sociedades[43] Dentro de las amenazas más importantes para territorio, está el hecho de que el mismo Estado es un agente de riesgo, pues sus prioridades económicas, enfocadas hacia las industrias de extracción y la tendencia a fortalecer empresas de energías alternativas como el biodiesel, han significado una diminución de las consideraciones ecológicas del ecosistema, que es el punto principal de la idiosincrasia de la población, no sólo como fuente de subsistencia, sino como lugar de encuentro con sus tradiciones[44]. El resguardo obtiene su titulación mediante la Resolución 006 del 14 de Abril de 1997, del INCORA. Necesidades: Debido al desarrollo de distintos proyectos en el Departamento, es fundamental la revisión de los acuerdos logrados con el Estado y adelantar proceso de consulta que permitan al pueblo indígena tener voz y voto dentro de las acciones que se llevan a cabo en sus territorios, pues hasta el momento los pactos no se han cumplido, por lo que se puede afirmar que se toca el terreno de la ilegalidad. También es preciso establecer las medidas que mitiguen el impacto social de los proyectos que se adelantan en la región, para de esta forma proteger la autonomía territorial del pueblo indígena[44].

Instrumentos internacionales, jurisprudenciales, legales y generales

La Corte Constitucional en la Sentencia T-254, afirma en relación con los derechos fundamentales de los indígenas en sus territorios, que: “La Plena vigencia de los derechos fundamentales constitucionales en los territorios indígenas, como límite al principio de diversidad étnica y cultural, es acogida en el plano del Derecho Internacional, particularmente en lo que tiene que ver con los derechos humanos como código universal de convivencia y diálogo entre las culturas y naciones, presupuesto de la paz, de la justicia, de la libertad y de la prosperidad de todos los pueblos[45] La Corte Constitucional, con el aval de la Constitución Política, ha afirmado en la Sentencia T-769 de 2009, que es necesario reconocer la diversidad étnica y cultural de la nación. Lo anterior, dado como principio fundamental desde el punto de vista democrático, participativo y pluralista del país. Así, estas comunidades indígenas comparten costumbres ancestrales, hecho que implica un esquema de valores propios que identifican su cultura y su tradición; por esta razón gozan de un trato constitucional especial que define a los resguardos como propiedades colectivas, de naturaleza inajenable, inalienable, imprescriptible e inembargable. Tales características especifican el derecho de las comunidades sobre su propiedad colectiva como factor de suma importancia, ya que permite el respeto de su cultura, valores propios y sus características como comunidad indígena, que son reconocidas por convenios internacionales, igualmente ratificados por el Congreso[46] Mediante Sentencia SU-039 de 1997, la Corte Constitucional afirma que la comunidad indígena ha pasado de la realidad fáctica y legal a su constitución objetiva como sujeto de derechos fundamentales. Así, deja en claro que la explotación de recursos en las zonas correspondientes al territorio indígena, debe hacerse de manera proporcional, de tal forma que el Estado propenda por la integridad social, cultural y económica de dichas comunidades. Lo anterior, en aras del respeto a los derechos fundamentales del colectivo, que es efectivamente una entidad cohesionada como grupo humano y como cultura[47] La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, sugiere al Estado que, en coordinación con los representantes y voceros de las comunidades afectadas, adopte y aplique las medidas necesarias para que la población cuente con la presencia de las instituciones estatales, y de esta forma evitar la violación de los derechos humanos. Lo anterior compromete al Gobierno para brindar el apoyo político y económico que sea necesario, así como a contribuir en la gestión de una presencia permanente de la Defensoría del Pueblo en la región[48].

Conflicto armado interno, DDHH y DIH

Violaciones DDHH

Los Pijao se han visto afectados desde la conquista española por situaciones de violencia. A principios del Siglo XIX, los procesos de conformación de latifundios y de expansión ganadera acentuaron este entorno para que, en los años cincuenta, la comunidad se encontrara en medio de la violencia partidista. En la actualidad, el fenómeno de violencia no se ha detenido y los territorios son escenario de confrontación entre actores armados ilegales, debido en gran parte a las condiciones que el espacio ofrece como punto estratégico de movilización en la Cordillera Central, ya que permite el desplazamiento entre el Cauca, Huila, Valle y el Eje Cafetero; este hecho se suma a un entorno favorable para la siembra de cultivos ilícitos como la Amapola, y ha desencadenado una serie de violaciones al Derecho Internacional Humanitario[49] tales como:

  • Derecho a la vida.
  • Derecho a vivir en paz.
  • Derecho a la integridad física y mental.
  • Derecho a la seguridad.
  • Derecho a la libertad.
  • Derecho a la libre reunión y asociación.
  • Derecho a que no se desarrollen actividades militares en tierras o territorios indígenas.
  • Derecho a no ser desplazado por la fuerza de sus tierras o territorios.

Infracciones al DIH

Infracciones al Derecho Internacional Humanitario:

  • Amenazas y asesinatos de líderes y población indígena: el 13 de Mayo de 2002, integrantes de un grupo armado desconocido propinaron cinco impactos de bala a José Reinel Alape Alape, de 39 años de edad, causándole la muerte. El 29 de Enero de 2003, el Bloque Tolima de las Autodefensas amenazó a 12 personas, entre las que se encontraban líderes indígenas de la Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima (ACIT): David Quintero, Martin Loaiza Rodríguez, María Nubia Loaiza Oviedo, Diubino Santa; Crispín Otavo, dirigente indígena y Secretario Político del PCC en Coyaima; Joselino Alape Ortiz, Asesor de la ACIT; Porfidio Esquivel, Presidente de la ACIT; Hernán Loaiza Tique, quien fue Gobernador del Cabildo Indígena de Dollares Porvenir; Henry Loaiza tique, Concejal de la UP en Coyaima; Arquímedes Onatra, dirigente indígena y Concejal de la UP en Coyaima; José Ángel Zapata Ducuara, dirigente indígena de la Comisión de Conciliación de la ACIT, y Rosalía Poloche, Tesorera de la ACIT.
  • Por otra parte, el 17 de Febrero de 2005, integrantes de un grupo paramilitar amenazaron y obligaron a Yesid Bríñez, Gobernador Indígena, a abandonar la región. También se presentó el caso del profesor indígena Sergio Augusto Parra, quien se vio obligado a abandonar el territorio junto con su familia el 3 de Enero de 2011, debido a las amenazas realizadas por dos hombres que irrumpieron violentamente en su hogar. Por último, el 18 de Diciembre de 2011, fue asesinado, víctima de 6 impactos de bala en la cara, Sergio Parra Mendoza, padre de Sergio Augusto Parra, y líder indígena que ocupó la presidencia de la Asociación Regional Indígena del Tolima (ARIT); fue defensor de las causas indígenas, dedicado a luchar por la recuperación las tierras, y promotor de programas de atención alimentaria y proyectos ganaderos.
  • Torturas y ejecuciones extrajudiciales: en el año 2002 se denunció la desaparición de 3 líderes indígenas por parte de grupos paramilitares: Egidio Matoma Cupitra, José Roque Oyola Camacho y Aquilino Oyola Camacho, quienes fueron encontrados muertos en el año 2007; sus cadáveres fueron hallados en una fosa común y con signos de tortura en la Inspección de Policía Mesas San Juan[50]
  • Desaparición forzada: en el Municipio de Coyaima se presentó la desaparición forzada de 4 indígenas en el año de 2002[51]
  • Homicidios: en la región habitada por los Pijaos se presentaron 281 asesinatos de población civil para el período 2003-2008, 10% del total del Departamento del Tolima (2.293). En Coyaima, Municipio en el que se encuentra este resguardo, hubo 77 homicidios, el 12% de los sucedidos durante este período, mientras que 26 miembros de la etnia fueron asesinados entre 1998 y 2008.
  • Secuestros: durante el periodo de 2003- 2008 se presentaron 20 casos de secuestro en los municipios del Tolima que cuentan con presencia de la etnia Pijao, un 5% del total del Departamento (419). En Coyaima, Municipio en el que se encuentra este resguardo, se presentaron 5 eventos de este tipo en el mismo período.
  • Presencia de Grupos armados: durante el período 2003-2008, se presentaron 106 contactos armados, por iniciativa de la fuerza pública, en la región habitada por la etnia Pijao en el Tolima, 19% del total de casos de este tipo en el Departamento (550). En el mismo período se desarrollaron 326 acciones armadas en el Departamento por iniciativa de grupos ilegales, de las cuales 43(13%) se presentaron en el territorio habitado por la etnia Pijao. Como se puede observar, los contactos armados por iniciativa de la fuerza pública superan a las acciones comenzadas por los grupos armados ilegales; 199 enfrentamientos iniciados por la fuerza pública se realizaron en contra de las FARC (95%), mientras que las acciones en contra de las autodefensas y los grupos guerrilleros no identificados, sólo alcanzan el 2% con 4 y 5 contactos, y uno en contra del ELN, que representa un 1%.
  • Desplazamiento: los municipios habitados por la etnia Pijao representaron el 26% (24.457) de víctimas de desplazamiento del total de desplazados a nivel departamental en el Tolima, (92.409). Los 5 municipios con presencia Pijao recibieron un 6% (1.434) de la población desplazada, y contaron con 688 casos de desplazamiento masivo, el 38% del total del Departamento, que tuvo 1.819 casos de este tipo en el período 2003-2008.
  • Presencia y accidentes MAP-MUSE: la etnia a la que pertenece el resguardo, se ha visto afectada por 59 eventos de este tipo, es decir un 13% del total de 446 de todo el Departamento[49]

Actores armados

Grupos armados ilegales:

  • Las FARC: Comando Conjunto Central (CCC), Adán Izquierdo, Frentes 21, 25, 50. Compañías Tulio Varón, Joselo Lozada, y las Columnas Móviles Héroes de Marquetalia, Jacobo Prías Alape y Daniel Aldana.
  • Autodefensas: luego del proceso de desmovilización, algunos integrantes de este grupo armado decidieron continuar con actos de delincuencia al servicio de las plantaciones ilegales ubicadas en los alrededores del Departamento.

Fuerzas Armadas:

  • Policía Nacional y Grupo Gaula.
  • Ejército Nacional: Unidades de la V y VI División con distintos batallones, como el Batallón Patriotas, Batallón de Infantería de Montaña Caicedo, Batallón de Infantería Rooke, y el Batallón de Contraguerrillas Pijao[49]

Respuestas al conflicto

En la actualidad existen en el Departamento del Tolima cinco organizaciones indígenas encargadas de velar por los derechos de sus habitantes: Consejo Regional Indígena del Tolima (CRIT),la Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima (ACIT), la Federación Regional Indígena del Tolima (FICAT), la Asociación Regional Indígena del Tolima (ARIT) y las autoridades territoriales[52]. El pasado Abril de 2012, en la ciudad de Ibagué, representantes de las comunidades indígenas, junto con delegados de otros sectores vulnerables, participaron del Taller de Actualización del Plan Departamental de Prevención y Protección de Violaciones a los Derechos Humanos, que tuvo como fin conocer la realidad de vulneración de estos por las situaciones del conflicto armado y establecer rutas para el restablecimiento de derechos de las víctimas[53]. La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ACNUR, destaca la necesidad de que la fuerza pública y los grupos armados ilegales acaten de manera inmediata y obligatoria, y den cumplimiento, a las normas de Derecho Internacional Humanitario. Así, será necesario abstenerse de realizar ataques contra la población civil y limitar los efectos contraproducentes, para la comunidad, de las operaciones militares[54]. Por su parte, la ONU en la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, ratifica el derecho de estos a ser diferentes y respetados como tales, libres de toda forma de discriminación y capaces de ejercer su derecho al desarrollo de acuerdo con sus necesidades e intereses. Además, reconoce la imperiosa necesidad de respetar y promover los derechos propios de dichos pueblos, tales como la libre determinación, la autonomía y el autogobierno en cuestiones políticas, sociales y culturales, y afirma que el Estado tiene la obligación de adoptar las medidas pertinentes para asegurar la protección de los mismos[55]. El convenio 169 de la OIT, sobre Pueblos Indígenas y Tribales, ratificado por el Estado colombiano y aprobado por el Congreso, mediante Ley 21 de 1991, busca reivindicar los derechos a la autodeterminación, el autogobierno y la propiedad de sus territorios ancestrales[56]. Según el Auto 004 de 2009, el Estado colombiano tiene la obligación de prevenir las causas de desplazamiento forzado y atender con enfoque diferencial a la población indígena que lo padece; para ello, ordena que se diseñen e implementen planes de salvaguarda étnicos y programas de garantías de los derechos de los pueblos indígenas afectados por el desplazamiento forzado y el conflicto armado[57].

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 SIGOT. IGAC. (2012). Recuperado de http://sigotn.igac.gov.co/sigotn/
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 idem
  3. 3,0 3,1 Resolución 021 de 1999. (5 de mayo de 1999). Incora. Bogotá.
  4. Observatorio de Territorios Étnicos (s. f.). Sistema de Información Geográfico (SIG). Recuperado de http://etnoterritorios.org/mig/map.phtml
  5. IDEAM. IGAC. IAvH. Invemar. SINCHI. IIAP. (2007). Grandes Biomas y Biomas Continentales de Colombia. Recuperado de http://geoportal.igac.gov.co/mapas_de_colombia/Publicaciones/5%20de%20febrero/GrandesBiomas.pdf
  6. Mendoza. C. H. (1999). Estructura y Riqueza Florística del Bosque Seco Tropical en la Región Caribe y el Valle del Río Magdalena, Colombia. Caldasia. 21 (1), 70-94.
  7. IAvH. (1998). Mapa General de Ecosistemas de Colombia (Elaborado por Andrés Etter). Recuperado de http://hermes.humboldt.org.co//ecosistemas/colombia/ecosistemas.php#
  8. 8,0 8,1 Alcaldía Municipal de Coyaima (2000). Plan Básico de Ordenamiento Territorial, Municipio de Coyaima. Tolima. Alcaldía Municipal de Coyaima, FONADE.
  9. Houghton, J. (ed.). (2008). La Tierra contra la muerte. Recuperado de http://www.prensarural.org/spip/IMG/pdf/10383_1_La_Tierra_contra_la_muerte.pdf
  10. Geographiando 2.0. (s. f.). Áreas petroleras dentro de resguardo. Recuperado de http://geographiando.hrev.org/2011/05/15/area-petrolera-en-resguardos/
  11. 11,0 11,1 Alcaldía Municipal de Coyaima. (2008). Plan de Desarrollo Municipal “Coyaima en Buenas Manos 2008-2011”. Recuperado de http://www.coyaima-tolima.gov.co/planeacion.shtml?apc=plPlan%20de%20Desarrollo%20Municipal-1-&x=2974098
  12. Geographiando 2.0. (s. f.). Resguardo y cultivos de coca 2011. Recuperado de http://geographiando.hrev.org/2012/08/15/cultivos-de-uso-ilicito-en-resguardos-2011-las-cifras-siguen-bailando/
  13. 13,0 13,1 13,2 Oliveros, D.E. (1996). Coyaimas y Natagaimas. En Instituto Colombiano de cultura hispánica (Eds.). Geografía Humana de Colombia. Recuperado de http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/geohum2/coyaima1.htm
  14. 14,0 14,1 14,2 14,3 Cabrera. F., Lara. R., Caro. C., Guzmán. N., y Pérez. J. (2010). Diagnóstico situacional de la etnia Pijao de Coyaima, Ortega y Natagaima. Informe. Ibagué: Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Regional Tolima. Recuperado de http://www.google.com.co/url
  15. Comunicación Personal con Ricardo Bucurun. (2012).
  16. Londoño, E., y Romero, N. (2005). Justicia Comunitaria Indígena: El caso del CRIT. En Red de Justicia Comunitaria. Escuela Nacional De justicia Comunitaria, Cuadernos de la Escuela, Entidad Número Tres. Bogotá: Red de Justicia Comunitaria.
  17. Comunidades indígenas agrupadas en la ACIT siguen en la ruta de la definitiva independencia. (2012). Agencia Estudiantil de Prensa. Recuperado de http://agesdepren.blogspot.com/2012/04/comunidades-indigenas-agrupadas-en-la.html
  18. Lombana, S. (2012). Aberrantes atropellos contra indígenas del sur del Tolima. Recuperado de http://nelsonlombana.wordpress.com/2012/07/03/aberrantes-atropellos-contra-indigenas-del-sur-del-tolima/
  19. Rechazan asesinato de líder indígena. (2012). Periódico Q’hubo Ibagué. Recuperado de http://www.qhuboibague.com/blog/2011/12/22/rechazan-asesinato-de-lider-indigena.htmlParedes
  20. Garzón. O. L. (s.f.). Saludable combinación. El Espectador.com. Recuperado de http://m.elespectador.com/impreso/nacional/articuloimpreso-saludable-combinacion
  21. 21,0 21,1 Intervención de Nelson Martínez. Representante del Pueblo Pijao. Departamento del Tolima. (2009). Recuperado de http://www.google.com.co/url
  22. Federación de Autoridades y Cabildos Indígenas de Colombia, Kolectivo de Komunicación Popular “El Andarín”. (2009). Distrito riego triángulo Tolima 1. Recuperado de http://www.youtube.com/watch?v=mimOfIosNEQ
  23. Corporación Autónoma Regional del Tolima. (2011). Ajuste Plan de Acción 2007-2012. Ibagué: Corporación Autónoma Regional del Tolima. Recuperado de http://www.cortolima.gov.co/planes-y-proyectos/plan-de-accion-trienal-pat
  24. Ministerio del Interior. (2012). Certificación N°297 del 29 de Febrero de 2012. Recuperado de http://www.google.com.co/url
  25. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH. (s.f.). Diagnóstico de la situación del pueblo indígena Pijao. Recuperado de http://www.google.com.co/url
  26. Nueva amenaza paramilitar en Coyaima Tolima. (2009). Recuperado de http://etniasdecolombia.org/actualidad/index.php?option=com_content&view=article&id=7750:-nueva-amenaza-paramilitar-en-coyaima-tolima&catid=35:indigenas&Itemid=74
  27. 27,0 27,1 27,2 27,3 IGAC. (2004). Estudio General de Suelos y Levantamiento de Tierras. Departamento del Tolima. Recuperado de la base de datos SIGOT.
  28. IGAC. UPME. (2009). Producción Minera de Plata [Mapa de Producción]. Recuperado de http://sigotn.igac.gov.co/sigotn/PDF/SIGOT_EcoProduccionPlataMpio_Nal.pdf?
  29. Instituto Colombiano de Cultura Hispánica (2000). Geografía Humana de Colombia. Región Andina Central. Recuperado de http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/geohum2/coyaima4.htm
  30. Alcaldía de Coyaima. (2008). Plan de Desarrollo Municipal. 2008-2011. Tolima.
  31. rupo semillas, CRIT, FICAT, Resguardo Palma Alta, Manos de Mujer, et al. (2010). Distrito de riego Triángulo del Tolima ¿Una oportunidad o un reto para las comunidades indígenas y campesinas del Sur del Tolima? Grupo Semillas. Recuperado de http://www.semillas.org.co/sitio.shtml?apc=w--1--&x=20156998
  32. CRIT. (2002). El convite Pijao: un camino, una esperanza. Ediciones Turdakke. Bogotá.
  33. Diagnóstico situacional de la etnia Pijao de Coyaima, Ortega y Natagaima (2010) Recuperado de http://www.observatorioetnicocecoin.org.co/descarga/INFORME%20FINAL_PIJAOS.pdf
  34. 34,0 34,1 Coyaimas y Natagaimas. En: Geografía Humana de Colombia. Tomo IV. Vol. III. Recuperado de http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/geografia/geohum2/coyaima4.htm
  35. Oliveros, citado en Ministerio de Cultura. (2010) Coyaima Natagaima (Pijao), espiritus que brotaron de piedras con alma de indio. Recuperado de http://www.mincultura.gov.co/index.php?idcategoria=41784
  36. Diagnóstico situacional de la etnia Pijao de Coyaima, Ortega y Natagaima (2010) Recuperado de http://www.observatorioetnicocecoin.org.co/descarga/INFORME%20FINAL_PIJAOS.pdf
  37. Manejo local de la biodiversidad y agroecología. Emergencia alimentaria, social y ambiental en el territorio Pijao del sur del Tolima (2012). Recuperado de http://www.semillas.org.co/sitio.shtml?apc=a1a1--&x=20158041
  38. 1. Recuperado de: http://www.lenguasdecolombia.gov.co/content/asociación-de-cabildos-y-autoridades-tradicionales-del-consejo-regional-indígena-del-tolima
  39. 1. Cortolima. ONG. Recuperado de www.cortolima.gov.co/
  40. 2. Asociación de Mujeres Indígenas del Tolima “ASMIT”. Misión – Visión. Recuperado de
  41. 1. Departamento para la Prosperidad. Mapa Cooperación Internacional. Recuperado de
  42. Ramírez, N. (2012). Reconstrucción de una cultura indígena tolimense. En El Nuevo Día. Recuperado de http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/especiales/dia-del-tolima/140478-reconstruccion-de-una-cultura-indigena-tolimense
  43. Sánchez, citado en Instituto Interamericano de Derechos Humanos. (2010). San José: Editorial Editorama.
  44. 44,0 44,1 Bienestar Familiar. (2010). Diagnóstico situacional de la etnia Pijao de Coyaima, Ortega y Natagaima. Ibagué. Documento interno.
  45. Corte Constitucional. (1994). Sentencia T-254. Bogotá.
  46. Corte Constitucional. (2009). Sentencia T-769. Bogotá.
  47. Corte Constitucional. (1997). Sentencia SU-039. Bogotá.
  48. Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. (2002). Informe de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sobre su Misión de Observación en el Medio Atrato. Documento interno.
  49. 49,0 49,1 49,2 Presidencia de la República. (s.f.). Derechos Humanos y DIH, República de Colombia, diagnóstico sobre las Comunidades Indígenas. Recuperado de http://www.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/Paginas/DiagnosticoIndigenas.aspx
  50. CINEP. (2011). Banco de Datos. Derechos Humanos y violencia política. Recuperado de http://www.nocheyniebla.org/
  51. ONIC. (2012). Sistema de información de la Consejería de DDHH de la ONIC. Recuperado de http://192.168.0.12/ddhh/www/
  52. El Nuevo Día. (2012). Reconstrucción de una cultura indígena tolimense. Recuperado de http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/especiales/dia-del-tolima/140478-reconstruccion-de-una-cultura-indigena-tolimense
  53. El Nuevo Día. (2012). Comunidades indígenas hablaron de DD.HH. en Ibagué. Recuperado de http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/tolima/regional/142663-comunidades-indigenas-hablaron-de-ddhh-en-ibague
  54. ACNUR. (2006). Colombia, desplazamiento indígena y política pública: paradoja del reconocimiento. San José de Costa Rica.
  55. ONU. (2008). Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los pueblos indígenas. (61/295).
  56. OIT. (2003). Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. México. Recuperado de http://www.cdi.gob.mx/transparencia/convenio169_oit.pdf
  57. Corte Constitucional. (2009). Auto 004. Bogotá.